Realidad virtual, mejores diagnósticos y tratamientos

noticia |

La realidad virtual ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Parece ser que el 3D no era suficiente para los amantes de la tecnología. Necesitábamos algo más impactante, que no sólo nos dejara “mirar” los mundos ficticios que nos enseñaban las pantallas sino también poder “sentirlos”. Técnicamente la definimos como la generación por ordenador de un conjunto de imágenes que se observan a través de un casco provisto de un visor especial y que funciona como la puerta de entrada a “otro mundo”.

En definitiva, la realidad virtual ha conseguido traspasar por primera vez la barrera entre el mundo real y la ficción.

¿Cómo ha llegado la realidad virtual al campo de la salud?

La realidad virtual se inició en el terreno del ocio, especialmente en el de los videojuegos. ¿Qué puede haber más atractivo que el hecho de poder convertirse fácilmente en un héroe, un dios o un guerrero? Desde el primer momento, la nueva tecnología se convirtió en un éxito. Y su expansión provocó que no sólo los aficionados al juego quisieran probarla. También llegó a los profesionales de la salud, sobre todo a los médicos, y a otras ramas como la ingeniería industrial o aeronáutica.

En este artículo nos interesa aproximaros al impacto de la realidad virtual en la salud, especialmente en el campo médico.

La realidad virtual y la medicina

Con las gafas de realidad virtual:

-Es posible, mediante aplicaciones específicas, reproducir la anatomía de un cuerpo humano (incluso segmentarlo por zonas según la especialidad) y tener una interacción real con el cuerpo del paciente antes de operarlo. Ello supone una reducción del tiempo quirúrgico, mayor precisión por parte del cirujano (anticipadamente ya sabrá con precisión milimétrica cómo debe proceder en cirugía) y, como consecuencia de todo ello, un postoperatorio mucho más cómodo y seguro para el paciente. Estas ventajas nos recuerdan a las que nos ofrece la planificación 3D de las intervenciones. Para entender la diferencia, debemos imaginarnos que la realidad virtual nos permite multiplicar los beneficios del 3D a través de la sensación absoluta de realidad que proporciona a los sentidos.

-Los diagnósticos se realizan con mayor precisión, aumentando la tranquilidad del paciente y potenciando un vínculo de confianza entre médico-paciente.

-Los alumnos de medicina u otras especialidades sanitarias tienen la posibilidad de acceder a una fuente de conocimiento extraordinaria. Además, el acceso a las prácticas anatómicas es más fácil, ya no depende de la clase oficial de Anatomía con cadáveres y los alumnos pueden operar a pacientes vivos desde el primer año de carrera.

-Aparte de todas estas ventajas, se han ido desarrollando aplicaciones de varias especialidades médicas focalizadas en una determinada patología. Por ejemplo, la realidad virtual ha tenido una clara expansión en campos como la Psiquiatría o la Psicología. Existen aplicaciones diseñadas para superar determinadas fobias: miedo a volar, a la oscuridad o a las situaciones claustrofóbicas. También en oftalmología se han desarrollado herramientas para enfermedades concretas como la ambliopía.

Creemos que la expansión de la realidad virtual en la salud se encuentra todavía en el inicio de su desarrollo. Ya sabemos que la innovación no salva vidas directamente, pero sin ella cada vez será más difícil entender el mundo en el que vivimos. A veces, este salto de la realidad a la ficción es necesario.

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...