Digitalización de los congresos y eventos médicos

noticia |

Lorenzo Fácila

(@mi_cardiologo)

Hace unos años, no ir a un Congreso era quedarse desfasado del conocimiento y novedades en cuanto a técnicas diagnósticas y tratamientos, dado que estas novedades se publicaban meses después en las revistas o los libros de la especialidad. Posteriormente las publicaciones se difundían a la vez que se celebraba el congreso, y las páginas web especializadas (y profesionales) se hacían eco en directo de lo allí presentado, por lo que la funcionalidad de dichos eventos quedaba en cubrir las necesidades de formación y las relaciones sociales y profesionales de los asistentes, quedando las novedades en un segundo plano. Actualmente el uso cada vez más generalizado de las redes sociales, de las aplicaciones programadas especialmente para dichos eventos y del desarrollo de las tecnologías de la comunicación e información ha hecho que estas funcionalidades del congreso se puedan obtener sin acudir físicamente al mismo.

Twitter ha permitido convertir a cada uno de los asistentes a un congreso en “potenciales” microperiodistas de ese evento. Cada usuario de esta red puede dar su visión personal de las sesiones, opinar, describir, subir fotos de la ponencia, de la audiencia, e incluso interactuar con el resto de los asistentes y los organizadores del congreso. Así, en el último congreso de la Sociedad española de Cardiología, celebrado en Santiago en 2014, se crearon las Sesiones tuiteras. Estas sesiones ponían Twitter en la sala como herramienta de comunicación del público con moderadores y ponentes (es decir, los tuiteros podían interactuar con ponentes desde su casa en España, Europa u otro continente). La estructura fue la siguiente: un cardiotuitero se puso a los mandos de un ordenador para seleccionar y filtrar  los tuits relacionados con la sesión, otro se colocó en la mesa de la sesión para estar pendiente de los tuits que estaban siendo seleccionados, ver los más interesantes y pasarlos a los moderadores. Los tuits seleccionados se proyectaron en la pantalla principal de la sala durante la discusión o el turno de dudas, que era el momento de hacerle a los ponentes las preguntas recibidas a través de Twitter. Una media docena de sesiones fueron seleccionadas para este “experimento”, con éxito a mejorar en futuras ediciones.

Instagram también es otra de las redes sociales que tienen su espacio en estos eventos de salud, dando una imagen más artística en la parte social del congreso, permitiendo subir fotos del evento a la red para ambientar al asistente online.

En cuanto a apps, existen aquellas que son específicamente creadas para cada congreso, con el programa completo en la aplicación, para llevarlo en el dispositivo móvil y facilitarte que planifiques cada jornada, ponerte alarmas para que no se te escape ninguna sesión e, incluso, hacer comentarios en red o en Twitter sin salir de la aplicación. De igual manera, existen otras aplicaciones como App2Congress, que permite a los especialistas en Cardiología conocer las principales novedades presentadas en los congresos más importantes de la especialidad, a través de los comentarios y valoraciones realizados por un equipo de cualificados cardiólogos.

Hallamos además aplicaciones que informan acerca de los próximos eventos de las especialidades, a modo de agenda.

Por otro lado, también disponemos en cardiología de algunas sesiones del congreso Nacional que se realizan en streaming en tiempo real, pudiendo interactuar con los ponentes y realizar preguntas vía web. Una vez finalizado el congreso, todas las sesiones están disponibles en audio y/o video en SECOnline para poder visualizarlas tranquilamente desde casa.

Además de las apps, las redes sociales y el uso del streaming, ¿conoces otras herramientas digitales que se estén aplicando exitosamente en los congresos médicos? ¡Anímate a compartirlas con la comunidad de Cardiología 2.0!

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...