Lecciones sobre innovación en salud: afrontemos las barreras que se oponen al desarrollo digital

noticia |

Con el camino recorrido y las múltiples innovaciones implementadas hasta ahora en el campo de la salud a escala global, no hay duda de los beneficios que aporta el uso de las tecnologías digitales en el ámbito sanitario. Sin embargo, aún quedan barreras por superar para lograr un adecuado engranaje entre los centros hospitalarios, las empresas desarrolladoras, los profesionales sanitarios y los pacientes, que permita el desarrollo de soluciones tecnológicas ajustadas a las necesidades reales del día a día en el entorno sanitario.

En tal sentido, los centros médicos de corte académico resultan ideales para concebir nuevas soluciones digitales, pues cuentan con recursos y un entorno que posibilitan la práctica, la medición y la adecuación de las nuevas herramientas antes de ser lanzadas al mercado.

Un ejemplo de ello lo encontramos en el Hospital for Special Surgery (HSS) en Nueva York, en donde un equipo interdisciplinario desarrolló un sistema que evita errores durante las intervenciones quirúrgicas para colocar implantes ortopédicos y que, hasta ahora, se ha traducido en un ahorro cercano a 1,2 millones de euros anuales.La clave del éxito de esta plataforma, denominada OrthoSecure, radica en que durante su desarrollo fue posible probarla y perfeccionarla en la práctica clínica, ya que se formó un equipo multidisciplinario de profesionales que se involucraron en todos los procesos relacionados con el manejo de los implantes ortopédicos.

¿Qué lecciones podemos aprender?

Del ejemplo anterior, y de tantos otros desarrollos innovadores en el entorno de los hospitales universitarios, es posible extraer una serie de lecciones ampliamente aplicables en el campo sanitario, y cuya puesta en práctica repercutiría positivamente en la creación de nuevas y más adecuadas soluciones digitales en beneficio de los pacientes y los profesionales.

Implantar una verdadera cultura de innovación y mejora continua favorece la creación de nuevos desarrollos digitales.Una institución abierta al cambio y dispuesta a animar a sus profesionales a trabajar enmejoras que contribuyan a reducir costos, agilizar procesosy optimizar la atención a los pacientes es el sitio ideal para probar los nuevos desarrollos digitales. Como nos explicó hace unas semanas Kari Kværner, Directora de Innovación del Hospital Universitario de Oslo, en las organizaciones sanitarias es fundamental propiciar un cambio de modelo que reconozca el valor añadido aportado por los nuevos desarrollos.

La infraestructura es clave. Como en el caso del equipo multidisciplinario del HSS en Nueva York, para realizar las pruebas de los nuevos proyectos digitales es recomendable contar con los recursos adecuados; en este sentido, es tan importante la parte técnica como el capital humano: Un personal sanitario animado a impulsar las mejoras en los servicios del centro facilitará la experimentación y posterior medición de resultados.

El desarrollo y puesta en marcha de las innovaciones deben estarrespaldados por un sistema hospitalario que les permita prosperar. El caso del centro de innovación del hospital que hemos citado como ejemplo, reúne la gente, la infraestructura y la financiación necesarias para apoyar la comercialización de tecnologías en fase inicial. Igualmente, trabaja conjuntamente con las empresas desarrolladoras de sistemas de salud digital en las pruebas, validación y promoción de nuevas soluciones, poniendo en práctica una estrategia ganar-ganar en la que el hospital se beneficia del acceso temprano a las nuevas tecnologías, mientras que las empresas gozan del acceso a los profesionales sanitarios durante las pruebas piloto.

Promover la cultura de la innovación requiere el ejercicio del liderazgo desde la directiva de la estructura organizacional. Para abrir paso a la innovación, la directiva debe integrarla en sus prioridades institucionales, manejar un discurso acorde con la importancia de la misma y contribuir a la superación de aquellos obstáculos que pudieran impedir el progreso.

Indiscutiblemente, las soluciones digitales aportan un gran valor a los profesionales de la salud en cuanto a la toma de decisiones, la disminución de los márgenes de error, una mayor rapidez en el acceso a la información, la prestación de servicios hospitalarios más eficaces y cómodos para el paciente, entre otros beneficios. No obstante, el éxito en la implementación dependerá de múltiples factores: más allá de los recursos y las tecnologías disponibles, la clave está en las personas, pues sin la implicación de la directiva del centro y sin el entusiasmo innovador y la disciplinade los profesionales, este tipo de desarrollos jamás sería posible.

¡Os animamos a compartir con la comunidad Campus Sanofi las lecciones de innovación que habéis aprendido de las nuevas iniciativas sanitarias locales que conocéis o en las que habéis participado!

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...