fbpx

¿CÓMO SE APLICA LA SALUD DIGITAL EN LOS HOSPITALES?

Smart Hospital & Pharma noticia |
transformación digital hospitales

Tecnologías digitales actualmente en uso en hospitales nacionales y de la UE / De la teoría a la práctica

Oímos hablar casi a diario de tecnologías digitales como Machine Learning, Blockchain, Big Data… con gran potencial para el sector salud y que, aunque prometedoras, algunas todavía están lejos de ser aplicables en la mayoría de centros hospitalarios 

Detrás de muchas startups y empresas de salud digital hay muchas buenas intenciones que atraen mucha expectación e inversores pero cuyas soluciones tienen pocas probabilidades de ser válidas para integrarse en nuestro sistema sanitario.

Ya sea por limitaciones de presupuestos, de tecnología, limitaciones burocráticas en las comunidades autónomas, insuficiente nivel de evidencia científica o chocar con las normativas europeas sanitarias, hay muchos proyectos que por estos motivos nunca se convertirán en un nuevo estándar entre las instituciones públicas sanitarias.

De poco sirve desarrollar apps o softwares que no pueden ser aplicados a nuestros pacientes o integrados en nuestra práctica clínica, y se vuelve cada vez más relevante tener criterios para que las intervenciones digitales en salud sean usables, factibles, eficaces y efectivas.

Con este artículo, queremos alejarnos de la teoría y mostrar aquellos ejemplos de estas tecnologías digitales con aplicaciones para nuestra práctica diaria y que podrían formar parte del centro sanitario en el que ejerces.

Hablaremos de estudios, empresas y softwares que ya se han probado eficaces o están siendo utilizados en distintos centros de vanguardia, ya sea en hospitales nacionales o de la Unión Europea

Uso de Big Data en hospitales

No es ninguna novedad en los hospitales el manejo de grandes volúmenes de datos: prescripciones, historiales de pacientes, pruebas diagnósticas…miles de datos digitales generados cada día y que forman una parte inevitable de la gestión hospitalaria desde hace décadas.

Las Datawarehouses son los repositiorios unificados que almacenan los datos de grandes empresas, incluidos los hospitales, y llevan con nosotros desde principios de los 90.

La gran novedad respecto a esta tecnología ya conocida es que las tecnologías de Big Data más recientes permiten utilizar datos que antes no podían usarse, por las limitaciones de la época.

Entre los hospitales que han pasado de la teoría a la práctica con esta tecnología, tenemos El Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia, que ha puesto en marcha su propia plataforma Big Data en Salud, en colaboración con otras instituciones que les han ayudado a desarrollar la tecnología.

Su plataforma permite combinar datos masivos tradicionales con datos individuales y poblacionales, para hacer más eficiente la atención al paciente o analizar y visualizar los datos, a la vez que genera modelos predictivos y sistemas de ayuda a la decisión.

Además, tienen la plataforma a disposición de grupos de investigación adscritos a la Fe para utilizar la tecnología para estudios o ensayos clínicos.

Cómo se implementa la Inteligencia artificial en los hospitales

Desde 2010, con la creación de la famosa inteligencia artificial de IBM conocida como Watson, se descubrieron sus aplicaciones sanitarias, hasta el punto de crear una división propia en 2015 dedicada exclusivamente a este campo a través de Watson Health.

A medida que los progresos en el campo de la Inteligencia Artifical han crecido de forma exponencial, los casos de estudios con IA aplicada no han parado de sucederse en el sector sanitario, algunos de ellos muy recientes y con resultados que confirman que esta tecnología va a ser tan indispensable en centros hospitalarios como cualquier otra herramienta.

En un estudio de una universidad británica de 2017, se puso a prueba la eficacia de un sistema de Inteligencia Artificial frente al uso de Guías Terapéuticas Norteamericanas para predecir eventos cardiovasculares de las muestras analizadas (378.256 historiales médicos de pacientes británicos)

¿Resultados? La prueba tecnológica superó al método tradicional a través de Guías Terapéuticas con la detección de un 7,6% más de eventos y un 1,6% menos de falsas alarmas. El resultado detectó además que 355 podrían haber sido tratados precozmente y por tanto salvados.

Un ejemplo aún más reciente de 2018 fue el de un sistema de IA surgido de la colaboración del Centro de Investigación en IA del Hospital Beijing Tiantan y la Capital Medical University que diagnosticó un 21% mejor que 15 especialistas de élite 225 casos de tumores cerebrales y crecimientos de hematomas intracraneales en 15 minutos

Todos estos ejemplos demuestran que esta tecnología ya ha probado ser muy eficaz en la práctica clínica y un complemento perfecto de diagnóstico médico para pasar del mundo académico a la gestión sanitaria.

Como ejemplo práctico de esta tecnología en uso en algunos hospitales de la península tenemos a Atomian, que mediante un software intuitivo que imita el lenguaje natural, como si del propio buscador de Google se tratara, facilita la exploración de las historias clínicas de un hospital o centro sanitario que permite formulando preguntas a las que el sistema responde generando datos de respuesta..

Blockchain y la seguridad de datos hospitalarios

Su salto al conocimiento público llegó a través de criptomonedas como Bitcoin y Ethereum, y son una de las aplicaciones de una tecnología con mucha proyección dentro de otras industrias como banca, seguros y finanzas, además de la salud.

La seguridad y trazabilidad que garantizan las tecnologías basadas en blockchain permiten por ejemplo intercambiar de datos de historias clínicas , otros datos sanitarios sensibles o llevar un control más preciso del consumo de medicamentos de un paciente, manteniendo en todo momento el control de cuándo y quién modificó esos datos.

Empresas nacionales como Bitacoras.io utiliza un Software As a Service (SaaS) basado en esta tecnología de cadena de bloques para la protección y acceso a datos  en el sector médico-farmacéutico.

Wearables

Son dispositivos incorporados en alguna parte del cuerpo del paciente y que cumplen funciones generalmente de medición continua. Los monitores de constantes vitales omnipresentes en todo centro hospitalario son la mejor prueba de que es una tecnología que tiene cabida en el sector.

Las innovaciones digitales podrían llevar a mejoras importantes como la capacidad de hacer una medición 24/7 de biomarcadores, o sin necesidad de cables, lo que mejoraría enormemente el seguimiento de pacientes fuera de entornos sanitarios. 

Las investigaciones más punteras están probando incluso nanopartículas que miden de manera constante biomarcados y constantes vitales, y aunque está a día de hoy algo más próximo a la teoría que a la realidad , son un ejemplo de usos de wearables en formatos que van más allá de lo conocido habitualmente (pulsómetros, relojes…) esperamos de los dispositivos wearables a nivel de práctica clínica.

La gran barrera de entrada al sector sanitario y al uso hospitalario de estos aparatos consiste en demostrar su evidencia científica, ya que algunos que despertaron mucha expectación como el esperanzador sujetador EVA para detección de cáncer de mama precoz, cuyo método diagnóstico no era lo suficientemente fiable. 

Algunos dispositivos que si que cumplen estos estándares mínimos son aparatos como Dycare , un kit de sensores que permite la evaluación clínica del movimiento mediante rehabilitación de pacientes con problemas músculo-esqueléticos.

Valorar News

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...