Una pastilla inteligente para estudiar la enfermedad celíaca y la de Crohn

Smart Care noticia |
pastilla inteligente

Ya hemos hablado en Campus de los trabajos que se están realizando para formalizar fármacos inteligentes que ayuden a monitorizar el resultado de los tratamientos y mejoren la adherencia terapéutica, enviando los resultados a dispositivos móviles para que sean analizados por especialistas. En esta línea, un equipo del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) ha creado un prototipo de pastilla que permite detectar bioindicadores -moléculas que delatan la presencia de una enfermedad- en el estómago y en el intestino.

Este dispositivo, cuya operativa se describe en el último número de la revista Science, mide unos tres centímetros de largo y emplea células vivas para detectar los citados biomarcadores. Concretamente utiliza bacterias transgénicas modificadas por ingeniería genética para producir luz cuando detectan hemo, una mólecula de la sangre. Esta luz, cuando se produce, activa sensores electrónicos que envían la información registrada a un teléfono móvil en tiempo real.

Esta pastilla inteligente, probada de momento con animales, podría erigirse en una técnica fiable para observar la fisiología gastrointetinal bajo condiciones naturales, lo que abre la puerta a mejorar el diagnóstico y la monitorización de enfermedades como la de Crohn o la celiaquía.

 

PROBARLA EN PERSONAS
Tras el éxito obtenido en las pruebas con animales, concretamente con cerdos, el objetivo ahora es reducir el tamaño del sensor para que sea parecido al de una pastilla convencional y se pueda probar así con personas. La cápsula, una vez ingerida, saldría del cuerpo de forma natural, con el resto de excrementos.

Los investigadores responsables del prototipo consideran que esta pastilla inteligente también puede ayudar a detectar señales de infección y hasta indicios de cáncer. Y no sólo eso, sino que este fármaco digital también podría llegar a aplicarse en otras partes del cuerpo, como órganos sólidos o el sistema circulatorio.

Foto: Lille Paquete/MIT

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...