fbpx

Cascos inteligentes para reducir el avance de la Covid-19

Smart Care noticia |
cascos inteligentes

Las nuevas tecnologías irrumpen en el diseño de elementos de bioseguridad y protección para hacer frente al nuevo virus

Desde el inicio de la pandemia, la tecnología ha estado presente para ayudarnos a combatir a la Covid-19:

  •  Agilizando los tiempos de investigación para encontrar un tratamiento efectivo y desarrollar una vacuna segura y eficaz.
  •  Evitando desplazamientos a los hospitales a través de las herramientas de tele-consulta.
  •  Diseñando nuevos elementos de control de la expansión de la pandemia a través de apps móviles.
  •  Reduciendo los tiempos de producción de materiales sanitarios como respiradores, EPIS, mascarillas o guantes.

Sin duda, la aparición de este nuevo virus ha comportado la aceleración de la digitalización de nuestro modelo de salud, cuestión totalmente necesaria para poder hacer frente a las nuevas necesidades existentes en la atención sanitaria.

Pero, además de mejorar el servicio ofrecido al paciente, así como otros aspectos organizativos y de gestión, la tecnología también ha ocupado un papel muy importante en la creación de nuevos elementos de bioseguridad, fundamentales para que los profesionales sanitarios puedan desarrollar su trabajo en condiciones de seguridad frente al virus, e igualmente necesarios para proteger al resto de la población de nuevos contagios.

Y es que, en un breve lapso de tiempo, se han diseñado numerosos prototipos de mascarillas y cascos inteligentes que, haciendo uso de las nuevas tecnologías, logran dar un paso más allá y realizar funciones tan útiles y sorprendentes como detectar la fiebre o eliminar el virus.

Te puede interesar: Mascarillas inteligentes para protegerse de la Covid-19

Hasta ahora, el uso de las mascarillas quedaba relegado a profesionales sanitarios, o a personas con alguna patología inmunosupresora. Actualmente, son un complemento esencial para poder salir a la calle.

Con el uso generalizado de las mascarillas, los magnates de las nuevas tecnologías han visto un negocio redondo en su producción, incorporando nuevas funcionalidades que permiten elevar sus niveles de protección frente a la Covid-19.

Como ejemplo más sorprendente de mascarillas inteligentes, nos encontramos con “Aeri”, el prototipo diseñado por Xiaomi. Se trata de una mascarilla de categoría N95, capaz de filtrar el 95% de partículas en suspensión. Cuenta además con dos filtros -situados a ambos lados de la mascarilla- que cumplen una doble función. En primer lugar, filtran el aire exterior evitando el contagio y, además, impiden que puedan salir partículas del usuario, reduciendo el riesgo de la propagación del virus en caso de que el usuario fuera portador. Estos filtros son reemplazables, lo que permite alargar la vida útil de la mascarilla.

Lo realmente novedoso de esta mascarilla se encuentra en que no existe la necesidad de lavarla, ya que está dotada de un sistema de desinfección basado en luces ultravioletas que eliminan cualquier resto de virus. En este sentido, la mascarilla se “auto desinfecta” cuando no está siendo utilizada, y se conecta a una fuente de alimentación.

Paralelamente, nos encontramos con otras mascarillas inteligentes dirigidas a cumplir con funciones de diagnóstico –cambiando de color cuando detectan la presencia del virus en las partículas expulsadas por el usuario al toser o estornudar- o que son capaces de inactivar al virus a través de tejidos constituidos por nano partículas.

Cascos inteligentes para frenar a la covid-19

Si las mascarillas inteligentes ya han supuesto un gran paso en la evolución de los elementos de bioseguridad, los cascos inteligentes han logrado dar un salto cualitativo en la protección contra la Covid-19.

Al igual que las mascarillas, los cascos inteligentes pueden cumplir diferentes funciones: desde detectar síntomas compatibles con un posible contagio, hasta mejorar la oxigenación de pacientes afectados por el virus.

Su uso en la detección del virus

Diferentes países como China, Italia o Emiratos Árabes Unidos, han apostado por dotar a sus fuerzas de seguridad de unos cascos inteligentes capaces de detectar síntomas compatibles con posibles contagios por Covid-19 en tan sólo unos minutos.

Se trata de unos casos que disponen de sensores térmicos, los cuales posibilitan medir la temperatura de hasta 200 personas en 1 minuto. También cuentan con cámaras térmicas que les permiten tomar imágenes térmicas infrarrojas de personas que se encuentran a una distancia de hasta 7 metros. Estas imágenes, se transmiten a un visor situado dentro del casco y, gracias a la tecnología de realidad aumentada, los portadores del caso pueden observar, en tiempo real, la temperatura de las personas.

Cuando el casco detecta que la temperatura corporal de una persona es superior a 37,5 grados, emite una alerta. De esta forma, las autoridades pueden identificar rápidamente aquellos ciudadanos que podrían estar contagiados, evitando así la propagación del virus.  

Cascos inteligentes para el tratamiento de pacientes de Covid-19

casco respiratorio
Fuente: lavozdeasturias.es

¿Podría un casco cumplir las funciones de un respirador? Las empresas tecnológicas ArcelorMittal, Idoneal y ThyssenKrupp, junto con el apoyo del Gobierno de Asturias, han diseñado un respirador no invasivo para pacientes de Covid-19.

Si bien es cierto que este respirador no puede evitar la intubación de aquellos pacientes más graves, sí que podría mejorar la oxigenación de los alvéolos pulmonares en las primeras fases de una neumonía asociada a la Covid-19. De esta forma, se podría prevenir el empeoramiento de algunos pacientes, ayudando a que las Unidades de Cuidados Intensivos de los hospitales no entren en colapso.

Además de todo ello, la fabricación de estos cascos sería mucho más económica que la de un respirador convencional. Está construido en su mayor parte por material impreso en 3D y su coste ronda unos 1.500 euros –mucho menor que el coste de un respirador convencional, que se sitúa entre los 10.000 y los 15.000 euros-.

Cascos inteligentes para la protección frente al Covid-19

Esta innovadora idea ha tenido lugar intentando dotar a los tradicionales elementos de bioseguridad de una mayor comodidad y confort.

Unos estudiantes vietnamitas han creado un casco que, además de mantener el aire libre de virus en su interior, permite al usuario rascarse, colocarse las gafas e incluso ingerir líquidos o alimentos. Sin duda, aspectos muy ansiados por nuestros profesionales sanitarios.

Este casco se encuentra totalmente sellado, pero tiene incorporado un guante de plástico con el que el usuario podría rascarse o colocarse las gafas cuando desease. Además, cuenta con un tubo conectado a un compartimento que permitiría ingerir algún tipo de refrigerio.

Aún se encuentra en fase de diseño, pero ya han recibido ofertas de diferentes empresas tecnológicas para empezar a comercializarlo cuando esté listo.

Los cascos inteligentes son sólo una pincelada del avance tecnológico durante esta pandemia

Si hace unos años nos llegasen a decir que existirían cascos inteligentes capaces de analizar la temperatura corporal o filtrar el aire, pensaríamos que nos estarían hablando de una película de ciencia ficción.

Por suerte, las nuevas tecnologías han estado a la altura de las circunstancias y nos seguirán ayudando para acabar, definitivamente, con la Covid-19.

Valorar News

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (10 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...