Organoides: múltiples futuros usos en medicina

eProfessionals noticia |

La medicina y la tecnología han evolucionado hasta el punto que a día de hoy ya se cuestiona si será posible crear organoides o miniórganos y minicerebros. No se prevé en un corto plazo pero se augura que podrá ser posible crear versiones en miniatura de nuestros órganos. Se crearán en el laboratorio y serán de mucha utilidad para la medicina.  

La medicina no para de conseguir grandes avances, ahora ya podemos hablar de miniórganos en 3D compuestos por múltiples celulares que pueden generarse a partir de células madre y células que ya están diferenciadas. Eso sí, las células madre son las que actualmente se utilizan más por su gran capacidad para multiplicarse de una manera indefinida. Además consiguen diferenciarse de cualquier tipo de tejido. Y con condiciones idóneas hasta son capaces de autoorganizarse, e incluso simular la arquitectura y la funcionalidad de diferentes órganos. Parece increíble.

Ya se han creado miniórganos de hígado, intestino, endometrio, retina, pulmón, riñón, endometrio, placenta, etc. Y no sólo se están creando órganos en miniatura sino que también minitumores para estudiar su desarrollo y trabajar con fármacos para combatirlos.

 

¿Con qué se diferencian los miniórganos en 3D de los cultivos celulares en 2D?

Los miniórganos en 3D tienen un funcionamiento más fisiológico y similar a nuestros órganos, ya que nuestros órganos y su naturaleza es en sí es tridimiensional, podríamos decir que son y tienen un funcionamiento en 3D. Luego las interacciones y las informaciones entre células son diferentes si están en una superficie plana, es decir, en 2D, que si están en 3D.

 

¿Qué retos existen?

Los organoides presentan una serie de retos como utilizar células madre para probar fármacos, estudiar nuevos abordajes y la base de muchas enfermedades. También, crear órganos trasplantables a humanos.

 

¿Qué conseguimos con los miniórganos?

Los miniórganos nos permiten estudiar diferentes técnicas de imagen y aspectos del desarrollo embrionario de las personas, al ser menos complejos. Debemos recordar que en muchas enfermedades se ven afectados los órganos así que es muy útil para estudiarlos, ya que son más parecidos a la realidad. Otro punto a favor es que nos permite valorar más la eficacia terapéutica y posibles efectos adversos de fármacos en algunos órganos, en concreto antes de realizar ensayos clínicos.

Aún falta mucho recorrido pero la medicina regenerativa no para de avanzar, desde la creación de microcerebros, hasta minirriñones similares a los de un feto de cinco meses. Y seguiremos con más novedades, seguro.

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4,75 out of 5)
Loading...