fbpx

La inteligencia artificial mejora la experiencia médica del paciente

eProfessionals noticia |

Gracias al desarrollo de la inteligencia artificial en el campo médico encontramos multitud de herramientas que han cambiado la forma de interactuar con el paciente

Sin duda, es imposible pensar en el futuro de la medicina sin la interacción de ésta ciencia con las nuevas tecnologías y la inteligencia artificial. La sinergia que se ha establecido entre estas dos fuentes de conocimiento es imprescindible para seguir descubriendo nuevos tratamientos y terapias que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas con algún tipo de patología. Pero, ¿realmente sabemos a lo que nos referimos cuando hablamos de la inteligencia artificial -IA- en salud?

La inteligencia artificial y su aplicación en el ámbito de la salud. Un poco de historia.

La inteligencia artificial fue “creada” en el año 1956. Sin embargo, no fue hasta los años 70 que dicha tecnología fue aplicada en el sector salud. El primer uso que se le otorgó a la IA en medicina fue a raíz de la creación de un sistema dirigido a detectar enfermedades infecciosas en la sangre, el cual era capaz de comunicarse con el usuario, recetando los tratamientos más adecuados en atención a la sintomatología y circunstancias del paciente –Mycin-.

Sorprende que, si en los años 70 ya se hablaba de inteligencia artificial, no haya sido hasta hace unas pocas décadas que esta tecnología ha comportado una verdadera revolución en la práctica médica. El interrogante, en realidad, es muy fácil de resolver y es que existen diferentes tipos de inteligencia artificial que pueden aplicarse en el ámbito de la salud, y sólo unas pocas son identificadas por el público en general como IA.

En este sentido, debe considerarse como inteligencia artificial cualquier tarea que un ordenador puede realizar igual, o mejor, que un ser humano. En el sector sanitario, su función durante años se había relegado al diseño de algoritmos que servían como base para la recopilación de datos y su posterior tratamiento.

Presente y futuro de la inteligencia artificial dentro del campo médico

Actualmente, encontramos otra vertiente de la IA mediante el denominado “aprendizaje profundo”, en el que un software aprende a reconocer patrones en distintas capas. Básicamente, se encuentra compuesto por distintas capas las cuales integran una especie de red neuronal independiente. Estas capas están coordinadas entre sí y, a partir de la obtención de datos por cada una de ellas, y su posterior puesta en común, son capaces de generar un diagnóstico médico.

Asimismo, distinguimos también otro sistema de la IA conocido como “aprendizaje automático” donde son las máquinas quienes, a través de unos algoritmos que actúan como redes neuronales, examinando los datos suministrados. Tras dicho examen, realizan un análisis probabilístico, otorgando una solución concreta para cada supuesto que se plantee. De este modo, dentro de muy pocos años, las máquinas podrían realizar diagnósticos precisos o incluso designar el tratamiento más adecuado, reservando estas funciones a los médicos en los casos más complicados. 

Pues bien, en base a ésta última forma de inteligencia artificial se ha creado el dispositivo inteligente OrbitaASSIST, el cual realiza funciones de asistencia personalizada a pacientes, optimizando el tiempo y trabajo de los profesionales sanitarios.

ORBITAASSIST: El nuevo asistente virtual de atención personalizada

La compañía Orbita –Boston- cuyo eje de actividad se centra en aplicar la tecnología y la IA en el cuidado de la salud de los pacientes ha creado un dispositivo llamado “OrbitaASSIST”

Este dispositivo actúa como un altavoz inteligente. Es como un “mini-ordenador” con conectividad a Internet que cuenta con un sistema de reconocimiento de voz, lo que permite interactuar con él sin necesidad de ningún otro interfaz. Gracias a este sistema, los pacientes pueden realizar cualquier petición a dicho dispositivo, el cual traslada la solicitud a los profesionales sanitarios encargados de atender a los mismos. Además, cuenta con un procesador que clasifica las solicitudes en función de su urgencia.

Entre sus principales capacidades, destaca la posibilidad de conectar el dispositivo a los Smartphones del profesional sanitario. Este hecho permite una mayor organización en la administración de tareas, pudiendo identificar las solicitudes más urgentes y siendo consciente en todo momento de las peticiones de los pacientes.

Pero, eso no es todo. Además de conseguir una reducción sustancial en los tiempos de respuesta entre la petición del paciente y su resolución, cuenta también con funciones de ocio –como la posibilidad de escuchar música o noticias- que cumplen otros objetivos como evitar el aislamiento o combatir la soledad.

Los beneficios de ORBITAASSIST

Los beneficios que pueden obtenerse de su aplicación son numerosos, sobre todo para el profesional sanitario. Y los resultados le avalan. Dicho dispositivo ha sido implantado en diferentes hospitales y residencias de Sídney –Australia-, donde se ha observado una reducción del 70% del tiempo de respuesta y un descenso notable en las complicaciones asistenciales.

Además:

  • Se erige como un verdadero apoyo para los trabajadores en asistencia sanitaria, ya que detalla de manera exacta la naturaleza de la solicitud. Esto permite que previamente puedan prepararse para atender la petición con todo lo necesario para ello.
  • Se optimiza el tiempo en la realización de las tareas asistenciales eliminando trayectos y actividades innecesarias.
  • Mejora la experiencia del paciente en tanto que pueden realizar de forma sencilla sus peticiones las 24 horas al día, obteniendo una respuesta rápida.

Otras aplicaciones de la inteligencia artificial en medicina

Al margen de estos dispositivos inteligentes que, sin duda, incrementan la calidad del servicio ofrecido al paciente y mejoran las condiciones laborales del profesional sanitario, encontramos múltiples aplicaciones de la inteligencia artificial en diferentes ámbitos del cuidado de la salud.

En este sentido, destacan:

1. Ayuda en el diagnóstico y posterior tratamiento.

Como se exponía al inicio del artículo, la IA otorga la capacidad a las máquinas de razonar y aprender. Estas habilidades son fundamentales en el marco del diagnóstico clínico. Del mismo modo, a la hora de determinar el tratamiento más adecuado, la IA puede desarrollar algoritmos que permitan procesar los datos obtenidos e identificar el tratamiento médico ideal para el paciente.

2. Complemento en la atención sanitaria

El uso de la telemedicina en nuestro sistema sanitario es un hecho indiscutible. Gracias a numerosas aplicaciones móviles y diferentes sistemas informáticos se ha transformado la relación actual que existe entre médico y paciente. Además de descongestionar las salas de espera y obtener una atención mucho más rápida y personalizada, se otorga una mayor autonomía asistencial a aquellas personas que no pueden desplazarse hasta el centro de salud.

3. Reducir la carga de trabajo de los profesionales médicos

Actualmente ya se observa cómo a través de diferentes programas de diagnóstico y tratamiento los médicos pueden ver reducida su carga de trabajo. A través de diferentes sistemas inteligentes, el profesional médico puede interpretar de manera más rápida y sencilla las pruebas de análisis, radiografías o las tomografías computarizadas, entre otras.

4. Desarrollo de fármacos

Crear medicamentos que sean eficaces y que realmente consigan mejorar la calidad de vida de las personas con algún tipo de patología supone una gran inversión, tanto de tiempo como de dinero. Agilizar los procesos de investigación a través de la IA se augura como la clave que revolucionaría el sector farmacéutico.

Está claro que la IA ha llegado para quedarse, mejorando nuestros servicios sanitarios y actuando como el complemento perfecto para los profesionales de la salud. ¡Auguramos muchos nuevos avances en los próximos años!

 

Fuente imagen: OrbitaASSIST

Valorar News

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading...