fbpx

EL BIG DATA EN EL ÁMBITO DE LA SALUD

eProfessionals noticia |
big data salud

Con la aplicación del Big Data en el sector salud se han conseguido grandes avances a nivel organizativo y asistencial.

Es innegable que la tecnología aplicada en el ámbito de la salud ha comportado una evolución sin precedentes de la medicina, la ciencia y la investigación. Gracias a ella, disponemos de múltiples herramientas que nos permiten obtener, de manera más rápida y sencilla, mejores diagnósticos, mejores tratamientos y mejores líneas de investigación.

Dentro del amplio repertorio de tecnología que tiene lugar en el sector sanitario, distinguimos al Big Data como un elemento tecnológico reciente, pero esencial para entender la medicina e investigación actual.

Tradicionalmente, el Big Data disponía de un papel esencial en la industria de las telecomunicaciones, o servicios financieros, pero, poco a poco, se ha ido abriendo camino en el ámbito de la salud, así como en el sector farmacéutico, ya que las ventajas que reporta son extraordinarias desde el punto de vista de la eficiencia, precisión y optimización de recursos.

¿Qué es el Big Data?

El Big Data es aquella tecnología que permite recopilar y analizar un gran volumen de datos para poder extraer, de entre todos ellos, información relevante.  A simple vista, puede parecer un mecanismo bastante sencillo, pero lo cierto es que el Big Data se encarga de procesar una ingente cantidad de datos e información muy complejos, los cuales no podrán ser gestionados a través de otras herramientas convencionales de procesamiento.

¿Por qué ha irrumpido con tanta fuerza esta tecnología en el ámbito de la salud? Todas aquellas entidades que forman parte del sector salud -como hospitales, clínicas médicas, centros de investigación, o asociaciones y fundaciones- generan diariamente un enorme volumen de datos e información que, hasta no hace mucho, se almacenaba en papel.  

La mayoría de los datos que se generan en el sector sanitario son considerados como “estáticos” o “estructurados”, como por ejemplo el nombre del paciente, su edad, o los resultados de alguna prueba realizada en un laboratorio.  Toda esta información podía ser almacenada, consultada y analizada de forma sencilla a través de mecanismos de gestión simples –como una tabla de datos en Excel-. La complejidad proviene de los datos “no estructurados”. Dentro de los datos no estructurados podríamos distinguir los relacionados con un seguimiento periódico, las notas manuscritas de los profesionales, las radiografías, los escáneres o resonancias y un largo etcétera.

Así pues, el Big Data es capaz de asimilar y procesar datos estructurados y no estructurados, lo que permite avanzar muchísimo en la atención primaria y en la investigación médica, pudiendo establecer eficazmente las causas de determinadas enfermedades, así como ofrecer nuevas y mejores soluciones.

Y es que las aplicaciones del Big Data en el ámbito de la salud son múltiples.

Las aplicaciones del Big Data en el ámbito de la salud

El Big Data, como tecnología de procesamiento y análisis de datos, dispone de muchísimas aplicaciones, no sólo en el plano estrictamente sanitario, sino también a nivel farmacológico y de investigación.

A continuación, veremos algunos ejemplos:

  • El Big Data permite realizar diagnósticos más precisos y seguros por parte de los profesionales sanitarios, comparando en minutos miles de datos, así como la sintomatología del paciente y las posibles enfermedades relacionadas.
  • A partir de la aplicación del Big Data en la toma de decisiones clínicas, se fomenta el desarrollo de la medicina predictiva, siendo capaz de determinar las posibles enfermedades a las que el paciente se podría enfrentar en un futuro.
  • El Big Data en el sector farmacéutico resulta esencial para analizar y procesar, de forma más rápida y sencilla, la información obtenida de ensayos clínicos, mejorando la eficacia de los fármacos y reduciendo costes en su desarrollo.
  • En el ámbito epidemiológico, el Big Data cumple una función esencial ya que, además de poder realizar estudios de previsión sobre próximas epidemias o pandemias –lo que permite que los profesionales puedan saber, en tiempo real, donde se ha propagado un virus, y a qué ritmo, adaptando la respuesta y garantizando el suministro de medicamentos necesarios-, también reduce los costes asociados a estos estudios a gran escala.
  • En el marco de la organización clínica, el uso del Big data por parte de los centros sanitarios y hospitales, permite que estén informados de la demanda de servicios, así como de su calidad, agilizando y facilitando la toma de decisiones de los órganos gestores competentes.

Ejemplos de la aplicación del Big Data en salud

El Big Data en la investigación contra la COVID-19

El uso de Big data está demostrando ser una herramienta muy eficaz en la prevención del contagio por COVID-19 y también en la búsqueda de posibles curas. Así lo está demostrando un equipo de investigadores del Laboratorio Nacional de Oak Ridge, en Estados Unidos, perteneciente al Departamento de Energía. Este grupo está utilizando Summit.

Summit es el “ordenador más potente del mundo” y se encuentra trabajando sin descanso para identificar y estudiar compuestos de medicamentos que puedan servir para encontrar una cura para el COVID-19.

Esta potente máquina, desarrollada por IBM, cuenta con el sistema de Big Data más avanzado del mundo, con un rendimiento máximo de 200 petaflops, similar a una potencia mayor que la de un millón de computadoras portátiles de alta gama.

Con la capacidad de simular más de 8.000 compuestos diarios, procesa rápidamente miles de datos para crear diferentes simulaciones con las que se puede examinar cómo reacciona el virus a las distintas variables.

De este modo, se han logrado identificar 77 moléculas de compuestos de medicamentos que podrían destruir, potencialmente, a la COVID-19.

El Big Data en Biomedicina

El estudio y codificación de material genético a través del Big Data supone grandes beneficios para los pacientes como, por ejemplo, poder descubrir qué alimentos son más adecuados para un determinado genotipo o porqué se activan determinados genes que pueden derivar en la aparición de enfermedades crónicas.

Gracias a la gran capacidad de procesamiento de información que ofrece el Big Data, se pueden decodificar cadenas enteras de ADN en minutos. Esto permite que, de manera mucho más rápida, puedan encontrarse nuevos tratamientos para determinadas enfermedades o se pueda llegar a comprender mejor el comportamiento y las causas que han desencadenado la aparición de una enfermedad.

Por ello, estas técnicas basadas en el Big Data ya se están llevando a cabo en determinados hospitales, como en la Unidad de Neonatos del Hospital de Toronto donde, a través de la grabación y el análisis de los latidos del corazón y el patrón de respiración de cada bebe, se han desarrollado unos algoritmos que pueden predecir infecciones 24 horas antes de que aparezcan los primeros síntomas.

Los beneficios de aplicar el Big Data en el ámbito de la salud

La información es poder y, si además podemos analizarla y extraer realmente lo que nos interesa en minutos, seremos mucho más poderosos. Esto es lo que permite el Big Data, ofreciéndonos múltiples beneficios en el ámbito de la salud:

  • Mejora la calidad del servicio asistencial, a nivel de investigación, diagnóstico y tratamiento, así como en el plano de atención socio-sanitaria, debido a una mejora en la toma de decisiones.
  • Permite avances en investigación farmacológica, reduciendo tiempos de estudio, optimizando los recursos disponibles y proporcionando nueva información para el desarrollo de nuevos fármacos.
  • Promueve la creación de la “medicina de las 4Ps”. Gracias al uso del Big Data, la medicina del futuro será más personalizada, preventiva, predictiva y participativa.
  • Los colectivos especialmente vulnerables, como los enfermos crónicos o personas con capacidades especiales, pueden verse especialmente favorecidos por el uso del Big Data en salud ya que permite el desarrollo de modelos más eficientes de atención sanitaria y de vida independiente.
  • Reduce el riesgo de fraude en los procesos sanitarios al establecer un mayor control sobre los mismos, ofreciendo nuevas herramientas de previsión de posibles ataques cibernéticos o identificando relaciones ocultas y patrones de conducta, evitando posibles amenazas en la seguridad de los datos.

La medicina del futuro no puede concebirse sin la aplicación y el uso del Big Data

El Big Data en el ámbito de la salud supone un gran avance en la práctica de la medicina tradicional, así como en el marco del estudio y la investigación científica, y comporta grandes beneficios tanto para pacientes como para los propios profesionales.

Actualmente, resulta fundamental saber qué es el Big Data y cómo puede ser aprovechado al máximo en el sector sanitario. Por ello, Sanofi ha diseñado un curso online, totalmente gratuito, para profesionales sanitarios que quieran ampliar sus conocimientos sobre la aplicación del Real World Evidence y el Big Data en salud.

Si quieres saber más sobre esta formación gratuita, pulsa aquí. 

Valorar News

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...