fbpx

La receta electrónica interoperable para 22 países de la UE

ePatient noticia |
ereceta europa

Europa sigue trabajando para crear una infraestructura que garantice una asistencia sanitaria transfronteriza

Existe una gran circulación y movilidad de personas dentro de los países de la Unión Europea. Este hecho hace que, desde la propia comunidad, se implementen medidas para poder garantizar la asistencia sanitaria a cualquier ciudadano, en cualquier país de la UE en el que se encuentre.   

Así pues, el servicio electrónico de asistencia sanitaria transfronteriza tiene por objeto garantizar la continuidad de la atención médica de los ciudadanos europeos, cuando se desplazan entre países miembros. Por ello, 22 países de la UE irán incorporando, gradualmente y hasta 2021, dos servicios electrónicos sanitarios transfronterizos:

  • La receta electrónica interoperable. El país de residencia del ciudadano transfiere la receta, de manera online y utilizando canales digitales, al país de destino en el que se encuentra. Esto permite que la persona pueda obtener su medicación en cualquier farmacia de dicho país.  
  • El historial médico electrónico. De igual forma que la receta electrónica, el país de residencia del ciudadano comparte y proporciona un historial resumido del paciente en el que plasma información importante relacionada con su salud: medicación, alergias, patologías previas, intervenciones quirúrgicas… 

Para superar las barreras lingüísticas entre países, tanto la receta electrónica, como el historial médico resumido con los datos fundamentales del ciudadano, se emite en el idioma del país de destino. 

Gracias a esta infraestructura de servicios digitales de salud electrónica (eHDSI), 22 de los países de la Unión Europea podrán intercambiar datos sanitarios de forma segura, eficiente e interoperable.

Beneficios de la asistencia sanitaria transfronteriza

Este sistema permite la compartición de datos de forma ágil y rápida, facilitando al personal sanitario del país destino que trata al paciente una información vital en base a la cual poder tomar decisiones, evitando problemas de comunicación derivados de un posible desconocimiento del idioma y, a la vez, mejorando la experiencia sanitaria del ciudadano.

Cabe destacar que:

  • Un ciudadano podrá beneficiarse de una asistencia sanitaria similar a la de su propio país, mientras viaja y se desplaza por otros países de la UE. 
  • Cualquier médico, desde cualquier país europeo, podrá acceder al historial médico del paciente. De este modo, se mejora la calidad de la consulta médica, así como el trato y la asistencia sanitaria del paciente.
  • Un ciudadano podrá acudir a cualquier farmacia para adquirir sus medicamentos, sin tener que llevar la receta impresa y salvaguardando cualquier escollo que pudiera surgir debido a una posible barrera lingüística. Del mismo modo, y gracias a la receta electrónica interoperable, el farmacéutico del país de destino podrá acceder y comprender rápidamente la prescripción emitida por el médico del paciente del país de residencia. 

¿Cuáles son los países que ya han empezado a dar los primeros pasos hacia este sistema sanitario transfronterizo?

Dicho sistema se empezó a implementar en 2019 y se está estableciendo progresivamente en 22 países de la Unión Europea: Finlandia, Estonia, República Checa, Luxemburgo, Portugal, Croácia, Malta, Chipre, Grécia, Bélgica, Suécia, Austria, Italia, Hungría, Irlanda, Polonia, Alemania, Francia, España, Eslovenia, Lituania y Países Bajos. 

Los países pioneros en la implantación de este sistema sanitario electrónico europeo son:

  • Finlandia: ya tiene disponibles en el extranjero las recetas electrónicas para sus ciudadanos. 
  • Estonia y Croacia, quienes ya aceptan recetas electrónicas de otros países europeos. 
  • Luxemburgo recepciona en su sistema historiales médicos resumidos de pacientes de otros países europeos. 
  • La República Checa pone a disposición de otros países los historiales médicos resumidos de sus pacientes. 

El resto de países, incluido España, irán incorporando uno, o ambos, servicios electrónicos asistenciales transfronterizos a lo largo de 2020 y 2021. Así, se espera que, para esas fechas, los ciudadanos europeos puedan desplazarse y viajar por la UE teniendo garantizada una asistencia médica similar a la de su país de residencia.

La privacidad y protección de los pacientes en el sistema sanitario transfronterizo

La principal preocupación de los pacientes, en el marco de este sistema sanitario transfronterizo, se extiende en relación al tratamiento de sus datos personales.  

En primer lugar, cabe destacar que, al tratarse de una operación de cooperación entre países miembros de la Unión, ésta queda regida por la normativa y legislación vigente europea. Ahora bien, cada Estado cuenta con prácticas específicas de conformidad con su ordenamiento jurídico, respetando siempre unos parámetros comunes que deben regir en todo el territorio comunitario.

Este hecho supone que, en algunos países, su regulación nacional sobre protección de datos permita el intercambio de datos sanitarios a nivel transfronterizo, sin necesidad de requerir un consentimiento expreso por parte del paciente. Sin embargo, encontramos otros estados donde, para poder realizar esta acción, es necesario recabar el consentimiento de forma activa. Existen diversos mecanismos para ello: firmando un documento de protección de datos -física o electrónicamente-, o rellenando un formulario a través de un portal o página web específica -siempre que permita acreditar la autenticidad de la identidad del usuario-. 

Aunque, a priori, esta cuestión pueda parecer irrelevante, lo cierto es que dispone de una trascendencia práctica fundamental en tanto que, si en el país de residencia del paciente se requiere consentimiento expreso, y éste no ha sido otorgado, no será posible que el país que requiera de dicha información pueda acceder a sus datos médicos -en caso de hospitalización u otra urgencia sanitaria-. 

La cooperación europea en el ámbito de la salud puede reportar grandes beneficios a los pacientes comunitarios

Sin duda, la creación de este sistema sanitario transfronterizo, demuestra la voluntad de la Unión Europea de crear una red sanitaria coordinada en beneficio de todos los ciudadanos y, como no, el desarrollo y la aplicación de la digitalización y el uso de las nuevas tecnologías ha sido clave para ello. 

Valorar News

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4,38 out of 5)
Loading...