¿Cuál es la fiabilidad de las apps de salud?

ePatient noticia |

Hoy en día, son muchos los pacientes que buscan en Internet algún concepto médico o se descargan una app relacionada con la salud. Pero antes de descargar una app, ¿cómo podemos saber si es fiable?

Según Jonathan Peake, autor de artículos en ‘Frontiers in Physiology’, y profesor de la Facultad de Ciencias Biomédicas e Instituto de Salud e Innovación Biomédica de la Universidad Tecnológica de Queensland en Australia, “tan sólo el 5% de las apps médicas, como por ejemplo, las que miden el número de pasos realizados al día o las horas de sueño, han sido validadas de manera formal”.

Hay miles de apps y programas de salud con información de distinto tipo y diferentes especialidades, pero parece ser que los que están pensados para fines de investigación son más creíbles que otros dispositivos que se han creado para razones comerciales. Aun así, existen factores del ser humano como pueden ser la constitución atlética o la predisposición genética y el índice de masa corporal del pasado, y que son datos que no tienen en cuenta estos dispositivos, así que existe una limitación.

 

¿Cuál es el objetivo de una app de salud?

El principal objetivo de la app es que debe cumplir la definición de Producto Sanitario (PS): deberá mejorar la salud, aunque sea sólo de forma paliativa. Y cuando una app se utiliza para diagnosticar o ayudar al diagnóstico es un PS.

 

¿Y puede perjudicar una app de salud?

A través de sensores, dispositivos de rastreo y recolección de datos, se podrían gestionar enfermedades. Esto conlleva mucha responsabilidad por parte de sus creadores. Es aquí cuando surgen dudas como la seguridad de los datos. Por este motivo, un componente muy útil para evaluar las apps es la escala MARS, una herramienta simple, objetiva y confiable que clasifica y evalúa la calidad de las apps de salud. Al final, el usuario debe ser capaz de distinguir qué apps son fiables y qué no, y proyectos como el de la Fundación iSYS también ayudan a detectar las más fiables.

Debemos ser prudentes, ya que la tecnología puede ser muy útil para complementar un tratamiento o ayudar a un diagnóstico, pero no olvidemos que no debe suplir el trabajo de un profesional sanitario.

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...