La IA como parte de la asistencia sanitaria

La Inteligencia Artificial ha pasado a formar parte de la asistencia sanitaria de un modo profundo. Utiliza alogaritmos para diagnosticar enfermedades del paciente a través de smartphones que permiten a cuidadores y médicos monitorear remotamente a nuestros ancianos para que vivan de forma independiente y con la máxima seguridad.

La IA cada vez se va implantando más en el sector de la salud. Se dedica a construir modelos o maneras de trabajar gracias a una gran cantidad de datos. Detectan patrones y realizan pruebas hasta conseguir un resultado exitoso. En la Inteligencia Artificial es sabido que cuantos más datos se consigan, mejor serán las predicciones.

Asimismo, cuantos más profesionales de la salud confíen en la Inteligencia Artificial habrá más posibilidades de que se opte por su adopción. Para que se aproveche todo el potencial de la IA, cada organización que ofrece asistencia sanitaria debe ser transparente en cuanto a motivos por el uso de datos de sus pacientes, así como ser coherente con los motivos. Es muy importante la transparencia.

 

¿Con qué puede ayudar la IA?
La IA podría ayudar a apoyar la toma de decisiones humanas en una variedad amplia de áreas como por ejemplo proporcionando un tratamiento recomendado a los pacientes. La utilización de sus datos debe ser de una manera correcta. Sus datos deben aportar el detalle suficiente y valioso como para que sea una muestra correcta, fiel a la realidad. Por ejemplo, si se estudia un modelo para detectar enfermedades cardíacas, y dentro de la muestra está llena de hombres blancos mayores, podría producir resultados incorrectos. Sería un diagnóstico inexacto para, por ejemplo, un joven afroamericano. Se deben probar los datos continuamente para minimizar un error o daño potencial.

 

IA con responsabilidad
La tecnología inteligente brinda esta atención personalizada, eficiente e informada. Para que sea acogida obteniendo todos los beneficios de salud habilitados de manera digital, los proveedores deben priorizar la responsabilidad y la confianza. La IA debe estar preparada para hacer frente a la sociedad y saber resolver cuestiones que puedan implicar responsabilidad para explicar acciones basadas en esta nueva manera de trabajar.