mSalud para tratar trastornos mentales graves

Las intervenciones con mSalud (salud móvil, como llamamos al uso de las tecnologías móviles vinculado al ámbito sanitario) podrían ser igual de efectivas que un tratamiento tradicional, de acuerdo con un reciente estudio. En una prueba de control aleatoria, los investigadores compararon un enfoque de mSalud, con el uso de teléfonos móviles para realizar las intervenciones, con una intervención en grupo más clásica como es el Plan de Acción para Recuperar el Bienestar (WRAP, por sus siglas en inglés). El estudio, dirigido por Dror Ben-Zeev en la Universidad de Washington, Seattle, registró las diferencias en cuanto a la adhesión al tratamiento, satisfacción del paciente, mejora de los síntomas, recuperación y calidad de vida.

La lista de participantes incluyó a 163 individuos con trastornos mentales serios de larga duración como esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo, trastorno bipolar y depresiones graves. El estudio duró un total de doce semanas, y los pacientes fueron evaluados antes y después del tratamiento y seis meses después de terminar el estudio.

La aplicación usada para el tratamiento de mSalud fue FOCUS, desarrollada por el propio Dror Ben-Zeev, quien además es director de Mobile Health for Mental Health. FOCUS es una app diseñada para que su usabilidad resulte lo más simple posible. Funciona a base de notificaciones y recordatorios y permite ofrecer una respuesta rápida y adecuada al paciente que pueda presentar un ataque relacionado con sus síntomas.

De acuerdo con los resultados del estudio, los participantes del grupo de mSalud fueron más propensos a comenzar el tratamiento (90% frente al 58% de los pacientes del grupo WRAP). También fueron más los participantes de este grupo que llegaron a completar ocho o más semanas de tratamiento, si bien el porcentaje de pacientes que completaron el total de doce semanas fue parecido para ambos grupos. Después de la intervención se observó una mejoría en todos los participantes, sin que hubiera diferencias significativas en recuperación o calidad de vida entre uno y otro grupo.

Este es el primer estudio aleatorio controlado que compara una intervención mediante un smartphone con un tratamiento tradicional para pacientes con trastornos de espectro esquizofrénico, y los resultados son alentadores. Todo indica que el futuro del tratamiento para pacientes con desórdenes mentales podría estar a la vuelta de la esquina.