La FDA aprueba una correa que realizará electrocardiogramas con el Apple Watch

Apple Watch mide frecuencia cardíaca

La monitorización de los pacientes mediante wearables es sin duda una de las vías de mayor potencial y recorrido dentro de la denominada mHealth. Un buen ejemplo lo encontramos en los relojes inteligentes, con el Apple Watch en cabeza. Además, las autoridades competentes empiezan a avalar su potencial. Es el caso de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), por sus siglas en inglés, que ha aprobado el primer dispositivo médico que podrá usarse con el Apple Watch. Se trata de Kardia Band, una correa que permitirá a los usuarios registrar, en estado de reposo, su frecuencia cardíaca. Para conseguir este electrocardiograma, sólo deberán tocar con un dedo la citada correa durante 30 segundos. Este seguimiento sirve para analizar una de las dolencias más comunes del corazón, la fibrilación auricular, que además es difícil de diagnosticar.

El registro de la frecuencia cardíaca obtenido se guarda en el Apple Watch, que lo compara con el historial del usuario, así como con la información obtenida en estudios de enfermedades cardiovasculares de otros pacientes alrededor del mundo. Luego, a través de un algoritmo y gracias a la inteligencia artificial, el programa puede identificar si el corazón funciona de forma irregular o incorrecta, avisando al usuario si algo falla o va mal. Los investigadores han sido capaces de “entrenar” al algoritmo para que detecte la fibrilación auricular con una fiabilidad del 97%.

El gran valor añadido de Kardia Band es que facilita la autorrealización de electrocardiogramas fuera de los hospitales, de una forma sencilla y rápida. Los usuarios pueden además compartir los resultados con su médico y obtener una aproximación más cotidiana de los movimientos del corazón, lo que ayuda a prevenir derrames cerebrales y ataques cardíacos.

 

EL PRECIO, UNA BARRERA
Este primer dispositivo médico aprobado por la FDA para el Apple Watch no es barato. Al precio de compra del propio reloj (que oscila entre los 369 y los 390 euros) hay que sumarle el coste de la correa (199 dólares -167 euros) y la suscripción Premium de 99 dólares (83 euros) al año que es la que permite tener acceso a los informes detallados de los cardiogramas que los médicos necesitan para prevenir o curar enfermedades cardiovasculares.

¿MEDIRÁ LA GLUCOSA EN SANGRE?
Esta noticia sobre la aprobación de Kardia Band por las autoridades sanitarias estadounidenses llega meses después de que fuentes cercanas a Apple asegurasen que el nuevo modelo de su reloj inteligente incorporará una funcionalidad muy esperada: medir la glucosa en sangre. Así lo avanzó el portal BGR, que señala que el Apple Watch Series 3 será capaz de obtener los niveles de azúcar gracias a una correa especial que se venderá por separado. No obstante, no se ha concretado fecha para esta nueva aplicación. Es más, el diario New York Times recomienda paciencia y apunta, citando también a fuentes de la propia compañía, a que habrá que esperar aún varios años.