Una sonda con inteligencia artificial para detectar con precisión células cancerosas

sonda con inteligencia artificial para detecar células cancerosas

En cualquier intervención quirúrgica oncológica es clave saber con precisión la ubicación de células cancerosas. Actualmente, los neurocirujanos se guían por imágenes obtenidas mediante resonancia magnética. No obstante, este sistema no siempre es preciso y ante la duda se han de recoger muestras para analizarlas, lo que implica una demora de tiempo que puede ser vital. Esta situación puede cambiar gracias a una sonda no más grande que un lápiz y hecha de fibras ópticas que promete detectar más del 90 por ciento de las células tumorales.

Este dispostivo ha sido creado en un trabajo conjunto por científicos de Polytechnique Montréal, el Centro de Investigación del Centro Hospitalario de la Universidad de Montreal (CRCHUM), el Instituto Neurológico de Montreal (Neuro) y la Universidad McGill. Partiendo de una sonda de espectroscopia Raman diseñada en 2015 y que permitía  a los cirujanos detectar con precisión virtualmente todas las células cancerosas del cerebro en tiempo real, esta innovación se ha afinado aún más. La nueva sonda es ahora más precisa, siendo capaz de detectar no sólo las células afectadas del cerebro, sino también las células de cáncer de colon, pulmón y piel. Su fiabilidad es casi total: en las pruebas intraoperatorias, la sonda detectó células cancerosas sin error, con sensibilidad casi del 100%.

En el procedimiento de uso de esta sonda se emite luz, que facilita la obtención del espectro correspondiente. Luego, mediante inteligencia artificial, se realiza un análisis estadístico en un ordenador. De esta forma se efectúa una comparación por medio de algoritmos en una base de datos para detectar características específicas de las células cancerosas.

 

PENDIENTE DE APROBACIÓN POR LA FDA
La mejora aplicada a esta sonda ha sido expuesta en un artículo publicado en la revista Cancer Resarch, de la Asociación Americana contra el Cáncer. Además, dos de los investigadores responsables de esta innovación, los doctores Kevin Petrecca y Frederic Leblond, crearon ya en 2015 una empresa, ODS Medical, para comercializar la sonda. Desde entonces, han iniciado el proceso formal de aprobación de este dispositivo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para poder transferir así esta tecnología a entornos hospitalarios.

Foto: odsmed.com