Gaming y asistencia remota para tratar la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria, entendida como cualquier pérdida involuntaria de orina, afecta a una de cada tres mujeres de todas las edades, lo que supone más de 350 millones en todo el mundo. El mejor tratamiento para prevenir y tratar esta patología es el entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico, que consiste en la aplicación de un programa de ejercicios de contracción y relajación de los músculos que forman la base de la pelvis. Si el tratamiento se sigue y se realiza correctamente, con la supervisión de un terapeuta, la tasa de curación/mejoría puede llegar al 70%. Y este es precisamente el punto de partida a partir del cual se ha desarrollado el programa europeo de asistencia remota WOMEN UP, cuyo objetivo es motivar a las afectadas a cumplir con el programa de ejercicios de cada día.

Este de asistencia remota programa pivota sobre unos dispositivos inalámbricos que captan las contracciones musculares de la mujer, que son enviadas al móvil. Desde allí se trasladan los datos a una plataforma web que recoge los datos y la progresión del tratamiento. Este portal sirve a su vez de fuente de consulta para el especialista, que de esta forma obtiene la información de forma telemática a través de la plataforma, pudiendo hacer el seguimiento y programando además ejercicios personalizados.

Gracias a WOMEN UP, las mujeres pueden tener una primera evaluación de los resultados en tiempo real e incluso realizar consultas remotas con su terapeuta.

El programa también se apoya en el gaming. Concretamente en lo que se denomina ‘Serious Games’ (Juegos Serios), que se instalan en el smartphone de las pacientes y que sirven de guía y motivación para realizar los ejercicios de entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico.

 

 

PARTICIPACIÓN ESPAÑOLA
Este proyecto de asistencia remota está financiado por al Comisión Europea en el marco del programa Horizon 2020 y cuenta con la participación de la Universitat Politècnia de Catalunya (UPC) y el Hospital Clínic de Barcelona,. En marcha desde 2015, está previsto que finalice en julio de 2018.

El proyecto WOMEN-UP llevará a cabo un ensayo clínico final con un grupo de 300 mujeres con incontinencia urinaria de esfuerzo ligera o leve. Será un ensayo internacional que involucrará también al Centro Médico Académico de Amsterdam y el Hospital Universitario Kuopio, en Finlandia. La convocatoria de voluntarios que desean participar pueden hacerlo a través del sitio web stopui.com.