La realidad virtual como terapia médica

noticia |
realidad virtual y salud

La realidad virtual permite la generación de entornos interactivos inmersivos, lo que la hace especialmente indicada para experiencias de ocio. Pero esta característica también le confiere un potencial muy interesante para la medicina. De hecho, las terapias basadas en realidad virtual empiezan a hacerse un hueco en el sector salud. Dos ejemplos ilustrativos: en el servicios de Radiología del Hospital del Mar de Barcelona ya recetan el uso de sesiones de realidad virtual a personas que han de someterse a una resonancia magnética y sufren angustia a los espacios cerrados; y en el Centro Médico-Milenium Iradier, del grupo Sanitas, también se prescribe esta experiencia inmersiva a algunos pacientes antes de empezar con el tratamiento de quimioterapia.

Precisamente por su carácter interactivo y experiencial, es concretamente el campo de la salud mental donde la realidad virtual tiene más recorrido. Así, En el Institut Guttmann la usan para el entrenamiento cognitivo y motor tras un ictus, un traumatismo craneoencefálico o una lesión medular. En declaraciones a La Vanguardia, Eloy Opisso, coordinador de investigación e innovación de esta institución señala que “la clave de la realidad virtual es que descompone la imagen en dos ángulos ligeramente distintos, te presenta esos dos puntos de vista, y el cerebro lo interpreta como uno solo y así consigue la sensación de mayor realidad, con ventajas como la tridimensionalidad (permite poner a la persona en una situación de interés), la inmersión (con las gafas se aísla dentro de ese entorno) y la interactividad (lo que uno hace tiene consecuencias en ese mundo virtual y puede entrenar respuestas)”.

REHABILITACIÓN PARA AFECTADOS DE HEMIANOPSIA
En esta misma línea de tra, Cruz Roja ha desarrollado un simulador de realidad virtual para ayudar a personas con hemianopsia homónima -falta de visión o ceguera que afecta a la mitad del campo visual- en su proceso de rehabilitación.  Con el apoyo tecnológico de Virtualware, se ha habilitado una plataforma inmersiva de realidad virtual que funciona a través del dispositivo Oculus Rift CV1, un joystick y un volante.  La aplicación utiliza una técnica que estimula al paciente mediante impactos visuales promoviendo una búsqueda visual organizada con el ojo sano, para ayudarles en el aprendizaje de compensación oculomotora.

Esta herramienta de rehabilitación virtual cuenta de momento con seis escenarios que pueden configurarse desde un sencillo editor para poder realizar las terapias a medida de cada paciente.  Una vez escogido el escenario, se pueden programar los objetos o estímulos que van a aparecer en el entorno virtual y que el paciente debe esquivar. Cuando finaliza la sesión los datos pueden guardarse para el seguimiento clínico del paciente.

FORMACIÓN INMERSIVA
La formación es sin duda otro elemento en el que la realidad virtual puede ser de gran ayuda. Un buen ejemplo lo encontramos en el Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, donde se ha grabado por primera vez en el Estado una intervención de prótesis de cadera en realidad virtual inmersiva. De esta forma, esta grabación permite a cualquier persona que la reproduzca situarse dentro del quirófano con una visión de 360º. A diferencia de la visualización de una operación vía streaming, la utilización de la realidad virtual sitúa al espectador en el centro de la intervención y le permite ver todos los detalles del trabajo de los cirujanos, aspecto básico en la formación del personal sanitario, ya sean médicos que buscan mejorar su técnica o médicos residentes en formación.

La citada intervención grabada consistió en la implantación de una prótesis de cadera con la técnica del abordaje anterior directo de cadera. Para hacer la grabación se utilizaron seis cámaras situadas en diversos puntos del quirófano grabando de forma simultánea.

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...