Las nuevas Google Glass quieren revolucionar la asistencia médica

Google Glass y aplicación en salud

Cuando Google presentó en 2012 sus gafas de realidad aumentada la expectación general fue enorme. Las perspectivas sobre su utilidad en el sector salud también eran buenas. Sin embargo las Google Glass no funcionaron al no tener el respaldo del público. Cinco años después, la compañía estadounidense lo vuelve a intentar con un modelo renovado que ya ha dado a probar a expertos en nuevas tecnologías. Y su promotores insisten en que este dispositivo puede revolucionar la asistencia médica.

Las Glass Enterprise Edition suponen una evolución de las gafas iniciales, más pensadas para un perfil profesional y con notables mejoras en relación a la versión anterior: mayor capacidad de almacenamiento, montura flexible y extraíble y display más grande. Estas lentes ya se han probado con éxito en diferentes pruebas experimentales. Una de ellas, con la compañía de salud Dignity Health, cuyos doctores las utilizan para poder transcribir de forma automática sus conversaciones con los pacientes, incluyendo la opción de tomar fotografías. El resultado ha sido la reducción del tiempo dedicado por los doctores a estas transcripciones y otras tareas administrativas, que antes les ocupaban un tercio de su jornada laboral y, ahora, sólo un 10%. Aunque los pacientes son informados del uso de estas gafas, éstas parpadean con una luz muy evidente cuando graban o están haciendo una foto.

La formación es el otro valor añadido de las Google Glass en el sector salud. Un ejemplo ilustrativo lo encontramos en el Centro Médico Universitario Erasmus de Rotterdam, que ha conseguido que uno de sus profesores cirujanos retransmitiera en directo una operación a sus alumnos.

 

DISTRIBUCIÓN Y PRECIO
A diferencia de la versión Explorer, que era para consumidores finales, la Enterprise Edition sólo se conseguirá a través de socios oficiales. Mientras en España y Portugal la distribución es exclusiva de Streye, el único proveedor en español –y uno de los dos que hay en Europa.
 El precio del modelo básico es de 1.550 euros, con una edición que incluye un software más profesional por 2.500.