fbpx

Medicamentos personalizados gracias a la impresión en 3D

noticia |
Medicamentos personalizados gracias la impresión 3D

La salud es uno de los ámbitos donde más recorrido tiene la impresión 3D. La posibilidad de sustituir o reforzar estructuras biologicas es sin duda una de las posibilidades más notables. Pero no la única. Así, la impresión en 3D puede resultar de gran ayuda para generar medicamentos personalizados con la dosis justa de los principios activos que necesita un paciente. Un hecho básico para cierto tipo de fármacos como por ejemplo los anticoagulantes o los inmunodepresores.

La impresión en 3D no sólo permite personalizar las dosis, sino también la combinación de diferentes principios activos. De esta forma todo sería más fácil para aquellos pacientes que necesitan tomar varios comprimidos diferentes durante un tratamiento. Este fue precisamente el punto de partida para Min Pu, profesor de medicina interna en la Universidad de Wake Forest, que junto con su equipo elaboró un algoritmo que incluye información del paciente -peso, la raza, y el funcionamiento de riñón e hígado- dentro de un software que permite ajustar la dosis de forma personalizada y convertirla en datos imprimibles en 3D. 

Otra ventaja añadida de los ‘medicamentos impresos’ es que incluso se pueden crear pequeños lotes basados en preferencias individuales de color, sabor o tamaño, posibilidad especialmente interesante en el caso de los niños.

El principal obstáculo hasta ahora en la impresión de medicamentos era que el método más habitual de hacerlo, el denominado Fused Deposition Modelling (FDM) -mediante el cual la impresora va depositando capas de un polímero impregnado de principios activos-degrada hasta un 50% algunos de estos principios activos por la temperatura que requiere el proceso. No obstante, este problema se está corrigiendo gracias a la impresión en 3D mediante estereolitografía.

SPRITAM, LOS PRIMEROS COMPRIMIDOS EN COMERCIALIZARSE
En Estados Unidos ya se comercializa el que fue el primer medicamento impreso en 3D a escala industrial: se trata de comprimidos de Spritam, un fármaco utilizado en el tratamiento de la epilepsia. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) aprobó este producto hace ya dos años y Aprecia Pharmacetuicals lo fabrica gracias a un método que han llamado ZipDose. Este método permite incorporar dosis de hasta 1 000 miligramos de principio activo en un solo comprimido, y permite además fabricar comprimidos con distintas cantidades de principio activo fácilmente. Además, la impresión en 3D hace que el comprimido sea poroso y que se disuelva fácilmente en agua, por lo que basta con meterlo en la boca y beber un sorbo de agua para tragarlo.

 

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...