Early-onset and very-early onset bipolar disorder: distinct of similar clinical conditions?

noticia |

Dr. José Manuel Crespo

U Propper L, Ortiz A, Slaney C, Garnham J, Ruzickova M, Calkin CV, O´Donovan C, Hajek T, Alda M

Bipolar Disorders 2015, 17: 814-820

La edad de inicio temprana en infancia o adolescencia, constituye un dato clínico relevante en el trastorno bipolar. Esta variable clínica se ha intentado relacionar con un subgrupo homogéneo de enfermedad caracterizado por formas más severas de evolución. Diversos autores han sugerido que los pacientes que comienzan el trastorno antes de los 18 años presentan mayores tasas de inestabilidad clínica, menor tasa de remisión episódica, más riesgo de  comorbilidad, más antecedentes psiquiátricos familiares y peor capacidad funcional evaluada de forma prospectiva. Sin embargo permanecen interrogantes en relación a la posible existencia de un continuum en cuanto a la edad de inicio y esta evolución desfavorable. Recientemente Propper, Martín Alda y cols han realizado un artículo original publicado en la revista Bipolar Disorders que intenta profundizar en este tema. Los autores han estudiado diversas variables clínicas en una muestra de niños-adolescentes con trastorno bipolar de inicio temprano. El interés del artículo radica en que han dividido la muestra en dos grupos. Por un lado los niños con un inicio temprano de la enfermedad (entre 15 y 18 años) y por otro han recogido los parámetros de los niños con un inicio muy temprano, concretamente por debajo de los 15 años. Los datos se han recogido de un registro de variables de la comunidad utilizado en Canada basado en la edad de inicio del primer episodio afectivo ( “Maritime Bipolar Registry”).

La muestra del registro de referencia incluye 363 pacientes (240 con trastorno bipolar tipo I y 123 con trastorno bipolar tipo II). El rango de la edad de inicio oscilaba entre 10 y 67 años. La edad media del primer episodio depresivo era de 25,0 años mientras que el primer episodio maníaco se correspondía con 29,1 años. Los autores seleccionaron los casos que habían comenzado la enfermedad de forma temprana, concretamente 41 sujetos presentaban una edad de inicio muy temprana (inicio por debajo de los 15 años) y 95 pacientes se corresponden con el grupo de inicio temprano (entre 15 y 18 años).

Los sujetos con una edad de inicio por debajo de los 15 años presentaban un primer episodio en forma de trastorno depresivo mayor con mayor probabilidad que el grupo de inicio temprano o el grupo de referencia (88% vs 61% vs 54%). También este grupo clínico presentaba mayor probabilidad de evolucionar sin recuperación/remisión completa del episodio (65% vs 42% vs 42%), tasas más elevadas de ciclación rápida (54% vs 34% vs 28%) y de trastorno por hiperactividad y déficit de atención comórbido (17% vs 1% vs 3%). Los autores constataron que el grupo de pacientes con un inicio muy temprano referían más porcentaje de familiares con trastornos afectivos que el grupo de inicio temprano y el grupo de referencia (0,41 vs 0,32 vs 0,29 respectivamente). También presentaba un peor funcionamiento evaluado mediante la puntuación de la escala GAF (puntuación media de 64 vs 70 y vs 70). Por otro lado, el grupo de inicio temprano (entre 15 y 18 años) no presentaba diferencias relevantes en los parámetros evaluados en relación al grupo de referencia excepto en la conducta suicida que se encontraba incrementada (inicio muy temprano 53%, inicio temprano 44% y grupo de referencia 25%).

En resumen, estos datos sugieren la existencia de un posible subtipo clínico en relación a diversas variables  entre los pacientes que comienzan la enfermedad por debajo de los 15 años de edad. Este subgrupo presenta un peor curso clínico y por tanto representa un reto terapéutico.  Es evidente que los resultados de este trabajo plantean aspectos interesantes a varios niveles y conllevan la necesidad de profundizar en este campo.

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...