fbpx

Mesa de trastorno bipolar: inflamación, funcionalidad y tratamiento

noticia |

El trastorno bipolar es una patología que se asocia con una elevada disfuncionalidad, la cual es variable dependiendo de la gravedad y número de episodios. Se ha visto que algunos factores relacionados con la inflamación aumentan el grado de disfuncionalidad, como pueden ser: la edad, la comorbilidad  con otros trastornos o el haber tenido múltiples episodios previos. Dada la importancia que tienen estas cuestiones, fueron  motivo de debate en el XVIII Congreso Nacional de Psiquiatría en Santiago de Compostela.

Es bien conocida la relación existente entre la mucosa intestinal y el sistema inmunitario. Cada vez hay más estudios que nos hablan del sistema inmune y su relación con el deterioro cognitivo en el trastorno bipolar, debido a la presencia de niveles elevados de citoquinas proinflamatorias como: MCP1, CCL2, TNF-α, IL-6 etc.1 o a la expresión anormal de genes proinflamatorios. También se ha descrito que la manía y la depresión bipolar se asocian con aumento de la producción de citoquinas proinflamatorias tales como IL-6, IL-8 y TNF-α, mientras que la administración de tratamientos con IL-2 o interferón se han asociado a depresión, astenia y deterioro cognitivo2,3. Por otro lado, se ha visto que los niveles de glutatión (GSH) en plasma presentan una asociación positiva en el funcionamiento ejecutivo, otros estudios recientes han encontrado que el aumento de la actividad de la manganeso superóxido-dismutasa se correlacionaba significativamente con el grado de alteraciones cognitivas en los pacientes con esquizofrenia4.

Por todo ello,  la intervención  para mejorar la salud de la flora intestinal repercutiría en un descenso de los procesos inflamatorios y por tanto en un  menor estrés oxidativo que a su vez produciría un menor deterioro neurocognitivo y una mejoría en la funcionalidad del paciente. Es por ello que en una de las mesas  redondas del congreso se hizo mención a todo esto, dándole una gran importancia el mantener un buen estado de la flora intestinal, mediante estrategias como  la realización de una dieta equilibrada basada en el consumo de frutas y verduras fundamentalmente.

Acerca del concepto de funcionalidad, nos aportó más datos el Dr. José Manuel Montes del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Durante su conferencia explicó que es más frecuente que el paciente con trastorno bipolar alcance la remisión clínica que la funcional, existiendo por tanto una importante pérdida de días de actividad laboral. Entre los factores más relevantes para valorar la pérdida de funcionalidad podríamos mencionar: la presencia de síntomas subsindrómicos, el deterioro neurocognitivo, la falta de adherencia al tratamiento y el déficit en cognición social.

Se habló acerca de estrategias de rehabilitación como el entrenamiento en cognición social, estrategias de evitación de los sesgos interpretativos a nivel social o el entrenamiento para el reconocimiento de emociones, como causantes de una mejoría en la funcionalidad, haciendo mención a un estudio preliminar dirigido por el Dr. Vieta en varios centros del país. En dicho estudio se introdujeron pruebas neuropsicológicas para valorar el deterioro cognitivo y la relación con el grado de disfuncionalidad de los pacientes, con ítems como la fluencia verbal, atención o memoria verbal y pruebas de función social como la escala FAST, aplicadas al trastorno bipolar. Se observó una mejoría a nivel de cognición social a medida que mejoraban ítems como la fluencia o la memoria verbal, sin embargo no existió tanta mejoría a nivel de rendimiento neurocognitivo ni de variables clínicas del paciente. Por eso, se planteó durante la discusión que se debería de introducir algún otro elemento para mejorar estas otras variables, como pudieran ser actuar en estadios más precoces de la enfermedad donde aparecen síntomas de desregulación emocional, que son los que predominan en el trastorno bipolar y que a su vez también influyen en la funcionalidad del paciente.

Otro de los ponentes de la mesa, el Dr. Eduard Vieta del Hospital Clínic de Barcelona, nos habló acerca de cómo abordar el trastorno bipolar desde el DSM-5. Mencionó el cambio de los episodios mixtos hacia una perspectiva dimensional y de esta forma plantearnos el uso de tratamientos que funcionen tanto en síntomas maníacos como depresivos. Hasta la aparición del DSM-5, las alteraciones en el estado de ánimo tendían a conjuntarse en grupos de síntomas que podían coexistir en un determinado paciente teniendo un enfoque más categorial.

Como novedad el Dr. Vieta nos introdujo el concepto de depresión unipolar mixta, como trastorno depresivo con síntomas maníacos que pueden evolucionar hacia un trastorno bipolar o hacia un trastorno depresivo con virajes maníacos y nos destacó que agitación, ansiedad e irritabilidad son síntomas muy comunes en los estados mixtos5. También nos habló de un estudio basado en la aplicación para dispositivos móviles (SIMPLe). La aplicación fue desarrollada para potenciar la autogestión del trastorno bipolar, con el objetivo de identificar los primeros síntomas y prevenir las recaídas y hospitalizaciones6.

La sesión concluyó con una reflexión acerca del futuro de la psiquiatría, donde cada vez son más los estudios que apuntan hacia una mayor precisión en el abordaje de los distintos trastornos mentales, mediante el uso de biomarcadores y de biotecnología. Y en un futuro más cercano, en próximas ediciones del DSM como la versión 5.1, se propondrá para el trastorno bipolar, una polaridad predominante separando la sintomatología maníaca de la depresiva lo que nos permitirá una selección más eficiente del tratamiento farmacológico y por tanto un manejo más controlado de la enfermedad.

 

  1. Guimarães BarbosaI et al. Cytokines in Bipolar Disorder: Paving the Way for Neuroprogression. Neural Plasticity 2014
  2. FeliuJ et al. Bases biológicas del deterioro de la función cognitiva inducido por los tratamientos antineoplásicos. Psicooncología 2011;8: 201-213
  3. BerkM et al. Pathways underlying neuroprogression in bipolar disorder: Focus on inflammation, oxidative stress and neurotrophic factors. Neuroscience & Biobehavioral Reviews 2011;35:804-817
  4. Martínez-CengotitabengoaM et al. Basal low antioxidant capacity correlates with cognitive deficits in early onset psychosis. A 2-year follow-up study. Schizophrenia Research 2014;156: 23–29
  5. Vieta, E et al., Phenomenology of Manic Episodes According to the Presence or Absence of Depressive Features as Defined in DSM-5: Results from the IMPACT Self-reported Online Survey. Journal of Affective Disorders. 2014; 156C:206-213
  6. Hidalgo et al. Self-monitoring andpsychoeducation in bipolar patients with a smart-phone application (SIMPLe) project: design, development and studies protocols. BMC Psychiatry 2015: 15:52

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...