La tecnología inunda los quirófanos

noticia |

A la hora de innovar en el trabajo quirúrgico asistido con tecnología de punta, España aparece siempre entre los países pioneros, prueba de ello es la primera intervención cardíaca asistida por robot, realizada en 2008 en el Hospital Civil de Málaga. Desde esa fecha hasta hoy -sin olvidar que nuestro país fue el primero en usar las Google Glass en un quirófano-, muchos son los avances tecnológicos que se han incorporado para asistir a los cirujanos en la delicada tarea de intervenir el corazón.

Aún así, la aplicabilidad de las innovaciones tecnológicas en la práctica quirúrgica no ha estado exenta de debate. El Dr. Homero Rivas, Director de Innovación Quirúrgica de la Universidad de Stanford, mencionó durante su participación en el evento Health 2.0 Europe 2015, que la innovación tecnológica debe ser “intuitiva y escalable” y considera que el modelo de negocio del ámbito sanitario no resulta muy eficiente en este sentido, toda vez que se trata de un modelo “no escalable, alejado de riesgos y restringido a recursos limitados”.

Entre las principales barreras que se oponen a la adopción tecnológica en el ámbito sanitario, mencionó factores económicos, tecnológicos y humanos, entre estos últimos, resaltó especialmente la necesidad de “un cambio de mentalidad en los profesionales sanitarios”. Ante esto, propone soluciones tales como: establecer modelos de código abierto y confiar en la realidad virtual, en la impresión 3D y en los wereables.

¿Qué ofrece la tecnología a los cirujanos?

La tecnología ofrece innumerables posibilidades para los cirujanos. Desde la posibilidad de comunicarse de forma remota con otros médicos, hacer consultas rápidas al momento de la operación, contar con “más ojos y manos” y  checklists o listas de seguridad durante la intervención, hasta realizar operaciones complejas de forma menos invasiva para el paciente. Veamos algunos ejemplos:

Cirugía robótica. Gracias a la robótica, las operaciones complejas y de acceso complicado se hacen más cómodas y precisas, pues esta tecnología dota al cirujano de instrumentos más pequeños (que reproducen con precisión sus movimientos) y de una perfecta visualización de la zona intervenida (con imágenes 3D ampliadas y en alta resolución). En particular, el sistema da Vinci, es usado en varios centros clínicos de España.

En cirugía cardiotorácica, esta tecnología es usada para la colocación de bypass aortocoronario, para la reparación mitral, para el cierre de la comunicación interauricular, para la reparación de la válvula tricúspide, en ligaduras de anillo aórtico y en cirugías de mediastino.

Visión estereoscópica y quirófanos integrados. Gracias a los quirófanos integrados, el cirujano goza de máximo control durante las operaciones, pues cuenta con “más manos” y la visión en 3D. Con tan sólo pisar un botón el profesional sanitario puede hacer uso del instrumental que requiera, además, el quirófano integra una red de comunicación que incluye la retrasmisión, que puede servir al cirujano para actividades docentes o para que el personal que está fuera de la sala tenga acceso a las imágenes y sepa cuándo intervenir.

Entre las principales ventajas que ofrecen estos quirófanos es que son “más eficientes e intuitivos”, además, permiten grabar datos y que el médico pueda acceder a la documentación e intercambio de datos de forma sencilla.

Impresión 3D. Gracias a este tipo de impresoras, es posible obtener modelos de los órganos a intervenir: recientemente, un equipo de expertos del Hospital de Spectrum Health Niños Helen DeVos, de Michigan, obtuvo el primer corazón impreso en 3D. Se trata de un modelo detallado que involucra la TC, Resonancia Magnética y la ecocardiografía 3D y que, según sus creadores, contribuirá a mejorar el diagnóstico y la planificación de la intervención quirúrgica.

Herramientas del mundo de los videojuegos. Un nuevo dispositivo llamado TedCube (Tecnología Tedcas) se conecta mediante un puerto USB al equipo quirúrgico y a diferentes sensores tales como Kinect, Leap Motion o el brazalete MIO -usados en videojuegos-. De este modo, actúa como “traductor” entre los sensores y el equipamiento del quirófano, para que este sea capaz de reconocer al cirujano y los movimientos de su mano “con precisión milimétrica”,  implementar el seguimiento ocular -como con Google Glass- o el reconocimiento de voz. Esta tecnología está siendo utilizada en el Hospital de Navarra.

Simulación. Un software de simulación cardiovascular que actualmente es desarrollado por Universidad Rey Juan Carlos (URJC), servirá para apoyar las herramientas de diagnóstico cardiovascular y obtener un diagnóstico más preciso, prever con antelación las condiciones de una intervención quirúrgica y analizar el impacto de la colocación de equipos médicos intrusivos tales como catéteres, stens, válvulas o bombas cardíacas.

Entre las aplicaciones útiles en el quirófano también se encuentra SaveScore, que ayuda a predecir la supervivencia de los pacientes sometidos a oxigenación extracorpórea de las membranas en casos de shock cardiogénico refractario.

Tecnología para el entrenamiento del cirujano.  Para la formación en cirugía robótica, en el CMAT del Parque Tecnológico de la Salud de Granada, cuentan con uno de los dos robots da Vinci para el entrenamiento de cirujanos que existen en Europa.

La realidad virtual también se ha convertido en una herramienta de gran utilidad para el entrenamiento en el ámbito quirúrgico y los estudios han demostrado que este tipo de formación “parece reducir la duración de la cirugía y mejorar el desempeño quirúrgico de los cirujanos practicantes”. En el futuro, quizá los hologramas también se utilicen para la formación de los cirujanos, de hecho, ya se promociona una plataforma holográfica para formar a los médicos.

Retomando las declaraciones del Dr. Homero Rivas, en su opinión, los médicos deben apoyarse en las TIC para hacer su presencia “escalable y exponencial”. Como médico, Rivas cree en el método científico, pero piensa que muchas veces, resulta ser “el impedimento más grande para la innovación”. “Si esperamos a tener el resultado de un estudio sobre un aparato médico o app, la tecnología ya estará obsoleta”.

 

Crédito imagen: http://bit.ly/1NJdg5y

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...