fbpx

Iniciando el camino en el mundo digital: una experiencia en primera persona

noticia |

Dr. Miguel Blanquer

Twitter, Facebook, LinkedIn, Google+… todo suena a pérdida de tiempo. Y en un mundo en el que nuestras obligaciones se multiplican a cada momento que pasa, tal vez suena a algo más que eso. Quienes me conocen mejor saben que no me caracterizo por ser tímido para la adopción de las nuevas tecnologías. Tengo la curiosidad técnica de muchos de mi generación que empezaron jugando con los primeros ordenadores personales y han crecido en paralelo a esas tecnologías que hoy damos por sentadas en nuestra vida cotidiana: teléfonos móviles, internet, correo electrónico, ordenadores potentes que cada vez tardan menos en cargar los programas… y que caben en un bolsillo. Probablemente esa misma curiosidad me llevó a entrar en la llamada web 2.0; algo que, del mismo modo que yo adopté naturalmente todo lo anterior, esta vez era mi hermana pequeña -con 14 años menos que yo-, la que estaba incorporando espontáneamente a su vida estas nuevas tecnologías.

De modo que inauguré mi perfil de Facebook, ingresé en LinkedIn, Google mismo se encargó de que estuviese en Google+ y, algún tiempo después, abrí mi cuenta de Twitter. Y no, el mundo no cayó rendido a mis pies después de crear mi identidad 2.0. Ciertamente, Facebook me sirvió para conocer más de la gente que me rodea; a veces demasiado más. LinkedIn me permitió establecer una cadena de contactos profesionales que todavía no sé si es útil. Y Twitter hizo posible que pudiera echar una ojeada a la vida auto-radiada de un jugador de baloncesto trasplantado de España al otro lado del océano (el baloncesto es una de mis pasiones).

Como se ve, durante bastante tiempo había tenido esto del internet social clasificado más bien en el capítulo de “cosas que pueden hacerme perder el tiempo”. ¿Y ahora? Ahora no. Mi redención 2.0 vino de la mano de Twitter. Creo que la dificultad para mantenerse profesionalmente al día es algo común a todo hematólogo. Hay miles de reuniones interesantes a las que acudir, congresos importantes que no nos debemos perder y, sobre todo, revistas que leer. Pero ni podemos ir a todas las reuniones y congresos, ni podemos leernos todas las revistas siempre. A veces no nos da tiempo ni para revisar los títulos de las publicaciones científicas más importantes. Y, un buen día, me encontré con la cuenta de Twitter del actual presidente del EBMT, Mohamad Mohty. Unos días después de darle al botón de “Seguir”en su perfil, supe que había encontrado una manera perfecta de mantenerme al corriente de los desarrollos más importantes en el mundo del Mieloma. Mohty estaba twitteando todos los artículos y comunicaciones que le parecían interesantes. De repente, alguien con prestigio me estaba ayudando a separar el grano de la paja, a centrarme en los artículos interesantes y me avisaba de los desarrollos más relevantes de las reuniones a las que acudía. ¡Por fin las redes sociales me resultaban útiles profesionalmente y me ahorraban tiempo, más que consumirlo! Ya era cuestión de ir encontrando otras fuentes similares que me aportaran valor.

Entre mis fuentes de información online, no puedo dejar de mencionar otro descubrimiento que ha sido clave para mí: https://www.readbyqxmd.com/, con su aplicación móvil, y su excelente modo de agregar artículos de revistas científicas al gusto del usuario.

Por supuesto, la tecnología es mucho más que las redes sociales. Skype, Dropbox, Hangouts, Google Drive y otras herramientassimilares hacen ahora que la distancia no sea un factor que haya que tener en cuenta para trabajar en equipo.De igual forma, Google Calendar y Google Tasksnos ayudan a mantener un mínimo de orden en nuestros procesos y actividades diarias, tanto personales como colectivas. Zotero y Mendeley, por su parte, nos permiten crear y gestionar un archivo bibliográfico ordenado y no tener que sufrir en demasía cuando una revista rechaza nuestro artículo y hay que reformatearlo para poder enviarlo a otra. Y ni hablar de las plataformas de mensajería instantánea, como Whatsapp, y el contacto inmediato que ofrecen entre profesionales.

Muchasreferencias en un solo párrafo. Tal vez, incluso, en parte desconocidas para algunos. Pero todas son herramientas muy prácticas si se saben usar bien; y gratuitas, que no es algo a despreciar en los tiempos que corren. Hematología 2.0 ha nacido precisamente con la vocación de ayudarnos a todos de forma sencilla a aprender a usar estas herramientas eficazmente, para que la tecnología trabaje por y para nosotros. Esperamos que este espacio cumpla su cometido. Y si queréis participar con sugerencias de temas o escribiendo algún post sobre cómo sacáis provecho a lo digital en vuestra práctica clínica, ¡sois más que bienvenidos!

Crédito imagen: http://bit.ly/1Ntv0OO

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...