¿Cómo será la eSalud en 2015? Te lo cuentan sus protagonistas

noticia |

Ahora que ya estamos en 2015, nos ha surgido una pregunta: ¿Cómo será el mundo de la salud digital en el año 2015? Así que hemos pedido a 4 protagonistas de la e-Salud que compartan su visión con toda la comunidad Campus Sanofi sobre aspectos como la Historia Clínica Electrónica, los wearables y apps, además del uso de la tecnología por parte de los profesionales sanitarios y los pacientes.

Sergio Vañó – Dermatólogo

– Historia Clínica electrónica:

La historia clínica electrónica y la integración de los datos obtenidos en las apps y wearables será uno de los grandes avances de los próximos años. Es probable que en 2015 veamos algún progreso en este sentido, aunque seguramente no se desarrolle completamente hasta unos años más tarde.

– Apps y wearables:

Será uno de los grandes objetivos de la ehealth en 2015. Ya hemos visto un crecimiento de los wearables y Big Data en 2014, y este nuevo año seguirá esta línea de trabajo.

– Uso de tecnología por parte de profesionales:

Algunos doctores (entre los cuáles me encuentro) ya hemos empezado a prescribir apps para mejorar la educación sanitaria, el autoseguimiento y fomento de hábitos de vida saludables. Poco a poco iremos viendo cómo el resto de profesionales sanitarios se apuntan a esta tendencia.

– Uso de tecnología por parte de pacientes para monitorización y el autocuidado:

En 2015 veremos un incremento de este hábito, ya que puede mejorar de forma relevante el estado de salud del paciente, de una manera cómoda e innovadora.

En mi opinión, y como resumen, creo que 2015 será el año de la prescripción de apps, la telemedicina mediante smartphones y los wearables.

Jesús Garrido – Pediatra

– Historia Clínica electrónicay e-Receta:

La historia clínica electrónica ya es la norma. La clave es el acceso universal a ella, por parte del paciente de forma libre y a los profesionales que él escoja.

La e-Recetaya es también una realidad. Pero cerrada por ahora a la sanidad privada. Habría que hacer un esfuerzo por abrirla a ese sector.

– Apps y wearables:

Hay una avalancha que irá en aumento. La clave es avanzar en personalización y ligar la captación de datos a servicios prestados online por profesionales en los que confíe el paciente. Sin eso sólo son juguetitos “de usar y tirar” o más concretamente de “descargar, tontear y borrar”.

– Uso de tecnología por parte de profesionales sanitarios:

Va en aumento de forma clara y seguirá así hasta convertirse en norma.

–  Uso de tecnología por parte de pacientes para monitorización y el autocuidado:

De nuevo será constante si tras la tecnología hay profesionales en los que confíe el paciente.

 – Otros elementos de la salud digital a destacar:

Ya hay tecnología de sobra para comunicarnos. El reto está en que pase a ser una vía habitual de comunicación médico-paciente. Que el paciente tenga claras las condiciones en que puede acceder al consejo del profesional en quien confía por esa vía. Con estabilidad y uso pasará a ser una vía tan normalizada como el teléfono, pero con importantes ventajas.

En cuanto a las aplicaciones, o se basan en reforzar la inteligencia artificial en gestión de información para dar respuestas automatizadas y con profesionales sanitarios accesibles, o serán irrelevantes.

Los werables tienen sentido si monitorizan variables relevantes y se asocian a aplicaciones que gestionan información de forma masiva, dando recomendaciones o alarmas automáticas y permitiendo acceder al profesional de confianza en condiciones predecibles.

Rafael Vidal – Cardiólogo

Creo que 2015 será el año de la telemedicina y el año en que nos empezaremos a dar cuenta del potencial de la historia clínica electrónica como fuente de Big Data para producir conocimiento en nuestro país, cosa que otros países del norte de Europa vienen sabiendo y empleando con éxito desde hace años. Creo que se va a experimentar un giro hacia la investigación en resultados en salud, no basta con que demos un servicio, sino que debe evaluarse y esa evaluación cuantitativa permita la comparación entre proveedores, lo que estimula la mejora.

– Historia Clínica electrónica y e-Receta:

Un intento en unificar su uso a nivel nacional sería algo que todos los usuarios del sistema de salud agradeceríamos.

Afortunadamente, la e-receta en algunas CCAA ya está plenamente establecida. Lo nuevo será que las que faltan la desarrollen.

-Apps y wearables:

En mi opinión es el gran bluff tecnológico de esta era (como las células madre, o los vectores virales para tratamiento de enfermedades: aún falta mucho para que haya un desarrollo práctico real). Creo que no se basa en medir, sino en qué valor tiene lo que medimos y que uso clínico tiene eso. Creo que en esto estamos empezando por el tejado.

-Uso de tecnología por parte de profesionales sanitarios:

La tecnología ha estado delante de nosotros, lo que pasa es que se está democratizando su acceso.

-Uso de tecnología por parte de pacientes para la monitorización y autocuidado:

Queda mucho por saber y aplicar de forma práctica-efectiva en este campo, en mi opinión.

– Otros elementos de la salud digital a destacar:

La entrada del concepto Big Data y Data Mining: aquí es donde se adolece de legislación favorable para su uso clínico y se está desperdiciando mucha información.

Baltasar Pons – Farmacéutico

Yo creo que en 2015 la salud digital avanzará todavía más, tanto en consultas como en la farmacia: cada vez seremos más profesionales sanitarios los que incorporemos tabletas para explicar el correcto uso de dispositivos o para enseñar más sobre cualquier patología.

– Historia Clínica electrónica y e-Receta:

En cuanto a la HCE lo malo es que cada comunidad tiene su propio convenio en sanidad, y diferente receta electrónica. Sin duda, una historia clínica electrónica a la que podamos acceder evitaría muchos errores y tendríamos una información muy útil.

La e-Receta ya es una realidad en casi todas las comunidades, aunque se le podría sacar más partido a las interconsultas entre profesionales a través de ella.

– Apps y wearables:

Esto sí que de cada vez va a más. Nosotros recomendamos apps para llevar el control de enfermedades y que cada vez son más potentes. Los wereables son una oportunidad de mercado en la farmacia, ya que la diferencia con otros comercios es que podemos llevar un seguimiento del paciente.

– Uso de tecnología por parte de profesionales sanitarios:

Enseñar el correcto uso de dispositivos, conocer más una patología, llevar un registro de pacientes… Todo se puede hacer con un dispositivo en consulta o en la farmacia. Lo de prescribir enlaces y aplicaciones, siempre que nosotros hayamos comprobado antes su fiabilidad, es ideal para ayudar a los pacientes y para que no se pierdan en el mundo tan amplio de Internet.

– Uso de tecnología por parte de pacientes para la monitorización y autocuidado:

Cada vez tenemos más dispositivos como glucómetros, tensiómetros… que pueden compartir los datos con los profesionales; y, al revés, los profesionales pueden controlar a los pacientes en casa. Esto, sin duda, es un avance tanto en seguimiento de pacientes como en ahorro sanitario, también hay que ver que los profesionales estemos dispuestos a ello…

– Otros elementos de la salud digital a destacar:

El uso de todos estos dispositivos y tecnología de ehealth será un elemento diferenciador de nuestro negocio, ya sea centro de salud privado o farmacia.

 

Éstas han sido las opiniones de 4 actores de la e-Salud que creen que la tecnología y las herramientas digitales seguirán avanzando para aportar valor al ámbito sanitario. ¡Os animamos a que compartáis vuestra visión sobre cómo será el mundo de la salud digital en 2015!

 

Crédito imagen: http://bit.ly/1HN6Xtl

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...