fbpx

El Mail para comunicarse con los pacientes

noticia |

Como ya os comentábamos en el pasado post, la presencia física en la consulta médica por parte del paciente es uno de los pasos obligados del protocolo médico para diagnosticar algún tipo de enfermedad. Es decir, con una simple consulta por e-mail no se puede hacer un diagnóstico.

Partiendo de esta premisa, debemos tener en cuenta que las nuevas tecnologías de la comunicación pueden ser un gran aliado, no sólo para acelerar procesos y ahorrar tiempo en trámites administrativos molestos, sino desde un punto de vista de interés clínico de cara a mejorar la salud del paciente y empoderarlo para que tome sus propias iniciativas respecto de sus dolencias. En esta dirección apuntan diversos estudios realizados que avalan una mejora de la enfermedad en los pacientes con un seguimiento online continuo.

Son muchos los profesionales sanitarios que cada vez más utilizan el correo electrónico para comunicarse con sus pacientes. Sin duda, dicho sistema no es de total prohibición, pero debe estar respaldado por unos protocolos internos de obligado cumplimiento.

Dichos protocolos son muy difíciles de cumplir si utilizamos sistemas de gestión ordinarios como el correo electrónico y el entorno office para el tratamiento de la información. Llegados al punto en que tenemos una comunicación periódica con pacientes, donde nos hacen comentarios referentes a su dolencia y nos pasan documentación, nos debemos plantear las siguientes cuestiones:

¿Ordeno de manera adjunta a la historia clínica o ficha de paciente dichas conversaciones online?

¿Ordeno de manera adjunta a la historia clínica o ficha de paciente los documentos que el paciente me pasa?

¿Es el correo electrónico un sistema de comunicación seguro y eficiente para atender a mis pacientes?

Desde nuestro punto de vista es necesario que toda conversación online con el paciente quede anexada a la historia clínica de éste. De igual modo, se deben adjuntar a la historia clínica todos los documentos que los pacientes nos pasen, los cuales conllevarán casi siempre una conversación relativa al problema. Desde el resultado de unos análisis, pasando por el informe de derivación de un médico especialista, hasta una fotografía, deben quedar anexados de manera ordenada.

En definitiva, se trata de gestionar una carpeta personal como lo haríamos de manera convencional, pero creando la carpeta personal de salud electrónica. Todos estos aspectos son de difícil implantación si no utilizamos herramientas software de comunicación preparadas para trabajar bajo estos supuestos. Es decir, el e-mail y las carpetas convencionales de nuestro PC, a parte de dificultar mucho el cumplimiento de la ley en cuanto a protección de datos, no serán unos buenos aliados.

En el mercado hay soluciones que te ayudan a llevar un control de dicha comunicación online. En próximos posts analizaremos algunas en profundidad.

Xavier Framis

imedicplus.com

Valorar

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...