Aplicaciones que hacen que tu smartphone se convierta en una herramienta de telemedicina

noticia |

Hace unas semanas, en otro artículo ya vimos ejemplos de cómo convertir el smartphone en un dispositivo de ayuda para la práctica asistencial, utilizando diferentes aplicaciones que, mediante algún accesorio adicional, extendían las funcionalidades de la cámara.

Esta semana, siguiendo el artículo en InternetMedicine.com del Dr. John Bennett, veremos que existen aplicaciones que nos muestran que los smartphones son herramientas muy útiles en apoyo a programas de telemedicina

-La aplicación AliveCor, creada por el cardiólogo estadounidense Dr. David Albert permite hacer un seguimiento del ritmo cardíaco incorporando unos sensores en la parte trasera del iPhone. Esta aplicación está aprobada por la FDA y sus creadores aseguran que los electrocardiogramas conseguidos en los ensayos son muy fiables. En el vídeo de demostración puede verse que se realiza la medición poniendo el móvil entre las manos del paciente o directamente sobre su pecho. Los datos obtenidos quedan grabados en la nube de manera que, si es el paciente quien lo usa, pueden enviarse por email al médico.

 El smartphone también puede ayudar a las personas diabéticas a controlar sus niveles de azúcar en la sangre, el consumo de carbohidratos y la dosis de insulina. La principal ventaja de una aplicación como iBGStar es que los datos quedan almacenados en Internet, lo que permite realizar un seguimiento para detectar tendencias y gestionar el envío de alertas. El uso de esta herramienta es muy sencillo, tal y como se puede ver en los vídeotutoriales. Para poder utilizarlo, tan sólo es necesario adquirir tiras reactivas.

-El iPhone, el iPad o el iPod touch pueden usarse como medidor de presión arterial gracias a una aplicación como Withings, que mide la presión arterial, la monitoriza y la guarda, facilitando así su control. Está diseñada para que el paciente realice su propio seguimiento, y también el de sus familiares, ya que incorpora la posibilidad de registrar a varios usuarios. Además, añade recomendaciones y consejos, para ayudar al paciente en caso de que los niveles no sean los adecuados. Finalmente,  los resultados se pueden enviar al doctor por email para su final revisión.

-En tercer lugar, el micrófono del iPhone puede utilizarse como un espirómetro para medir la capacidad pulmonar del paciente. Para ello, investigadores de la Universidad de Washington han creado SpiroSmart. Se trata de una aplicación que utiliza el volumen de sonido recibido a través del micrófono, hace una media, y a través de un algoritmo, calcula la capacidad pulmonar. Según sus estudios, tiene una precisión que se corresponde al 5.1% de los espirómetros comerciales. Comparado con este aparato profesional, el proceso de trabajo de medición es similar, con la diferencia de que se sopla frente a la pantalla del iPhone.

Finalmente, en áreas rurales donde el acceso a centros de diagnóstico de imágenes resulta complicado, utilizar el iPhone como escáner de ecografías facilita la consulta médica, reduciendo también los costes, ya que no es necesario mover al paciente para hacerle una ecografía. Esto es lo que ha llevado a la FDA a aprobar la aplicación de MobiSante y a ganar el premio a la Innovación de la revista Seattle Business. En el siguiente vídeo explicativo puede verse su funcionamiento mediante un extensor, que permite el control de la intensidad y contraste de la imagen conseguida.

Valora esta noticia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...